Entre la complicidad y la indolencia

0
167

El PRD es un partido que dice gobernar con causa social, pero sus dirigentes y representantes populares en distintos puntos del país demuestran lo contrario. Hoy lejos de lo que fue en tiempos de su fundación, vemos un partido enconchado, desgastado y alejado de la gente a la que dice representar. Es una organización política que ha preferido cerrar los ojos para no mirar sus deformidades reflejadas en el espejo de los últimos acontecimientos en los que se ha visto relacionada.

En el doloroso caso de Iguala, en el que 43 jóvenes desaparecieron y fueron masacrados por órdenes del perredista, ahora expresidente municipal de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca, al que aun a sabiendas de sus vínculos con el crimen organizado, la cúpula partidista hizo  candidato y lo arropó para llevarlo al poder. El PRD en su pobreza moral, piensa que con la salida del gobernador de extracción perredista, Ángel Aguirre, y negando y condenado a Abarca, probado autor material de la muerte de los normalistas, les alcanza para saldar su deuda con la sociedad guerrerense y de todo el país, que confió en ellos.

No resuelven su complicidad y responsabilidad en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa asesinados, cuando otra tragedia, que enlutó al DF, vuelve a exhibirlos. Me refiero a la explosión de una pipa de la empresa Gas Express Nieto mientras surtía combustible al Hospital Materno Infantil Cuajimalpa.

-Publicidad-

Como ya es una constante, cuando se trata de investigar actos de corrupción en la Ciudad de México, el PRD hace uso de su mayoría en la Asamblea Legislativa para bloquear todo lo que tenga que ver con la rendición de cuentas y esclarecimiento de  los hechos.

Este jueves pasado, durante la diputación permanente, llevaron su indolencia al extremo, oponiéndose a la solicitud de Acción Nacional para que el GDF solicite la  cancelación de todos los contratos que Gas Express Nieto tiene con prácticamente toda la red hospitalaria del DF.

La empresa que ha sido seriamente cuestionada por diversos accidentes y número uno en denuncias ante Profeco, como puntualmente los reporteros de Excélsior han documentado, fue inexplicablemente protegida por la mayoría del PRD en la ALDF, ni siquiera consideraron pertinente la discusión de la cancelación de los contratos con la administración pública local.

¿Qué intereses o negocios ocultos estarán detrás de esta decisión de los diputados del PRD y sus aliados de otros partidos de izquierda? ¿Cuáles son los motivos por los que deciden no considerar una sanción mayor a la gasera?

A pesar de que los peritajes de la explosión del hospital evidenciaron que el siniestro fue provocado por la alteración en el medidor y falta de mantenimiento a la pipa, para los perredistas esto es un asunto menor y sin importar las vidas perdidas y los heridos, votaron en contra.

Esta es la doble moral de un partido que con la izquierda pide el voto, y con la mano derecha levantada en la ALDF protege y otorga impunidad, lo mismo delegados que transan a empresarios responsables de una tragedia.

Vaya paradoja la del PRD, hoy se parecen tanto al partido dictatorial e indolente contra el que se opusieron y combatieron en sus orígenes. Son una camarilla repartiéndose candidaturas entre familiares y amigos, otorgando fuero a impresentables como los delegados de Coyoacán e Iztapalapa, y si se quiere mucho más grotesco aún, con la intención de evitar su caída electoral, están apostándole  al olvido de las tragedias de las que también son responsables, lo mismo en Guerrero que en el Distrito Federal.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí