Internet para todos, por ley

0
169

Abrirlo a todos es la mejor manera de impulsar el acceso al conocimiento de niños y jóvenes.

No es que hubiéramos tenido que ponernos los guantes al estilo Pacquiao y Mayweather, pero la batalla legislativa ocurrió y la ganamos con la decisión de todos los legisladores que firmamos la ley. Destaco, principalmente, a los de Acción Nacional y la disposición del Gobierno del Distrito Federal.

En junio de 2014, en un periodo extraordinario, en el pleno la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se aprobó lo que por sus implicaciones podía considerarse una ley de gran trascendencia para los habitantes de la capital del país: garantizaba el acceso a internet gratis en áreas públicas, en el Sistema de Transporte Colectivo Metro y el Metrobús.

Pero apenas días después los legisladores recibimos “un gancho al hígado” con el veto de la ley. El argumento fue que generaría una carga presupuestal que no estaba considerada y que era imposible de cubrir. La idea de poner la gran herramienta de información y comunicación al alcance de todos, con esta determinación, recibía —como se dice también en el argot pugilístico— “cuenta de protección en su esquina”.

-Publicidad-

Pero no es round que, en lo personal, estuviera dispuesto a perder, estando lejos del knockout, tirar la toalla nunca fue opción, puesta en pie la ley y de vuelta al ring buscamos el ajuste y el consenso. El grupo parlamentario del PAN en la ALDF insistió en el internet para todos, internet gratuito, como una imprescindible herramienta tecnológica de nuestro siglo. El 30 de abril pasado, durante la última sesión del periodo ordinario de sesiones de la VI Legislatura, el pleno, por unanimidad, aprobó finalmente la Ley para el Desarrollo del Distrito Federal como Ciudad Digital y del Conocimiento.

Si bien hubo que modificar el dictamen aprobado en junio de 2014 tras revisar la ley junto con la Consejería Jurídica del GDF, el hecho es que podremos conectarnos a las redes sociales y navegar de manera gratuita en las plazas públicas del Distrito Federal. Será gradual hasta que no quede un solo espacio público sin navegación. Cada año se incrementará el presupuesto para que el servicio esté disponible en bibliotecas públicas y el Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México.

No tengo la menor duda de que abrir a todos el internet es la mejor manera de impulsar las habilidades y acceso al conocimiento de nuestros niños y jóvenes, la mejor manera de ponerlos al nivel de las exigencias de una sociedad global cada vez más tecnologizada.

Por supuesto, no es tarea acabada. Tenemos muchos rounds más que pelear. Según las cifras disponibles, 61% de las escuelas del país no tienen aún acceso libre a internet. La evolución en las tecnologías de la comunicación e información no se detiene y no va a esperar a México. Es preciso que los gobiernos comprendan que no alcanza solamente con comprar softwares o hardwares ni con regalar  tablets: se requiere de la accesibilidad total a internet.

El siguiente paso es que todos los estados del país, todas las escuelas de nivel básico puedan contar con internet libre y gratuito.

 Además, insisto que tener esta herramienta al alcance propicia, como reacción en cadena, la consolidación de la transparencia.

¿Quién podrá no estar contento y sonreír con la buena noticia de la ley que permitirá podernos conectar y navegar desde la banca de un parque o en el trayecto entre una estación y otra del Metro?


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí