Mejor educación para combatir la desigualdad

0
598

Cuando se discutía a finales de 2012 en la Cámara de Diputados la reforma al artículo tercero constitucional, escribía en estas mismas páginas sobre la importancia que tenía para México el lograr una reforma que garantizara a todos los niños y jóvenes de nuestro país una educación de calidad, y que también ayudara a combatir la desigualdad. Ahora, a dos años de distancia, podemos decir que con esa reforma y su legislación secundaria se dio un paso muy importante en la trasformación de nuestro sistema educativo. Cuando se aprobó la reforma educativa, estábamos conscientes de que su proceso de implementación llevaría tiempo y enfrentaría un sinnúmero de complicaciones, y tampoco en eso nos equivocamos. Sin embargo, no hay duda de que la reforma comienza a rendir frutos.

El problema de la desigualdad en nuestro país tiene, entre muchos otros factores, uno a todas luces relevante: la baja calidad de la educación pública en comparación con la educación privada y la disparidad de la misma entre las distintas entidades federativas. Son, precisamente, los estados con mayores niveles de pobreza en nuestro país: Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán los que presentan también los mayores rezagos en materia educativa. Por si fuera poco, es justamente en esos estados en los que se da una mayor desatención de los estudiantes por parte de los maestros, ya que éstos se encuentran permanentemente ocupados en conflictos de carácter político, lo que se traduce en abandono de sus tareas docentes. Se crea así un círculo vicioso: los niños más pobres, que necesitan con urgencia de una buena educación, son los que peor educación reciben y esto a su vez provoca que tengan casi nulas posibilidades de salir de la pobreza.

Un estudio publicado por la ONG Oxfam hace un par de años señala que, por ejemplo, 48% de las escuelas públicas no tienen drenaje, 31% carece de agua potable, 12.8% no cuenta con baños y 11.2% ni siquiera agua potable. Por si fuera poco, en 6 de cada 10 escuelas públicas los alumnos no tienen acceso a un equipo de cómputo y 8 de cada 10 estudiantes no cuentan con internet. Si queremos lograr mayor bienestar para todos es indispensable tener una educación de calidad. Está demostrado: no hay un mejor igualador social que la educación.

La semana pasada, en su visita a la Universidad Panamericana, el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, daba algunos datos importantes sobre los resultados de la implementación de la reforma educativa: se ha recuperado la rectoría del Estado en materia educativa; se colocó a la escuela, al estudiante y al docente en el centro del sistema educativo; se terminó con la venta y herencia de plazas de docentes —ahora, los que desean obtener una plaza de maestro, tienen que participar en un concurso nacional y únicamente ingresan al magisterio los más aptos y con mejores conocimientos—; además, los maestros se tienen que evaluar cada cuatro años para poder conservar su plaza; se avanza en la implementación de escuelas de tiempo completo con nuevos esquemas de financiamiento.

-Publicidad-

Hace un poco más de tres años que entró en vigor la reforma educativa. Creo firmemente que vamos por la ruta correcta. Por supuesto que aún tenemos un largo camino que recorrer, pero lo logrado bien ha valido la pena. Sólo con educación de calidad, nuestro país podrá salir adelante y estar en condiciones de competir en un mundo cada vez más globalizado. Sin duda, aún quedan muchos pendientes, pero considero que después de la reforma educativa México no volverá a ser el mismo. Ahora tenemos una plataforma más sólida para impulsar la educación pública de calidad que requerimos para salir adelante. Por si fuera poco, al mejorar la calidad de la educación que están recibiendo nuestros niños y jóvenes, también estamos ayudando a disminuir la desigualdad en nuestro país; por eso, con mayor razón, debemos de reforzar el paso para que la reforma educativa siga adelante.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí