Despotismo ignorante

0
689

Hay despotismos ilustrados, pero el que padecemos es ignorante. Si el autoritarismo es en sí pernicioso porque las arbitrariedades conculcan derechos y dejan en indefensión a los ciudadanos, cuando además se carece de rumbo y el único propósito es concentrar el poder y mantenerse en él, improvisando y descuidando labores esenciales de gobierno, nadie puede extrañarse de que los resultados sean desastrosos en todos los órdenes.

La destrucción y el deterioro institucional, económico y social ha sido frenético. Por supuesto que la pandemia y el confinamiento influyeron, pero también lo es por lo mismo, es decir, la incapacidad para actuar con base en el conocimiento y la evidencia ha hecho que los daños sean mayores y la recuperación lenta y titubeante. El hecho es que México no conoce el crecimiento con López Obrador, ni siquiera en el año previo a la emergencia, cuando la economía norteamericana venía creciendo de manera sostenida. Si no aprovechó el viento a favor, con la tempestad sobrevino el naufragio. Canceló la construcción de un aeropuerto que fortalecería la interconectividad de México en el mundo para dejar en claro quién manda. La señal que se envió es que a las inversiones y los contratos no los ampara la ley, sino que están al garete del capricho presidencial, el cual también decidió abandonar las Estancias Infantiles y acabar con el Seguro Popular y con Prospera sin tener diagnóstico ni alternativas planeadas.

No hay nada que nos diga que las Fuerzas Armadas son mejores para construir grandes obras de infraestructura ni para manejar pipas de Pemex o hacerse cargo de los puertos y las aduanas. De hecho, tampoco la hay de que su labor en la seguridad pública disminuya los índices delictivos o la violencia homicida. Parece más una decisión política para incluirlos de manera protagónica en un régimen que busca imponer la hegemonía estructural de un solo grupo que excluye y margina a la oposición, evitando alternancias.

El Presidente presume su épica transformación que, asegura, nadie podrá detener con 12 millones de nuevos pobres, el desempleo disparado y la inversión pública y privada en franca retirada. Puede hacer que la fiscalía persiga adversarios, que el SAT acose medios de comunicación y organizaciones incómodas, que la UIF congele cuentas de quienes se resistan a sus deseos, pero camina en sentido contrario a mejorar la calidad de vida de los mexicanos de todas las clases sociales. Por castigar empresas que trabajaban en gobiernos anteriores, presumiendo corrupción, se cambió de tajo la forma para comprar y distribuir medicamentos. No hay una sola persona procesada por tan grave acusación, pero el desabasto se ha extendido y agravado a grados alarmantes. Es conocido el caso de los niños con cáncer, pero la afectación es para infinidad de pacientes con ése y otros padecimientos crónicos, por lo que muchas personas están viendo con impotencia fallecer a sus seres queridos de enfermedades curables.

-Publicidad-

Se ha discutido respecto al porfiriato o la “época dorada” del priiato en el siglo pasado si el progreso justifica el autoritarismo, si el desarrollo económico es razón para postergar o anular la democracia y restringir libertades. En el México actual no hay materia para tal debate porque la restauración autoritaria en curso se está llevando a cabo en medio de una crisis que ha rebasado al gobierno actual y es innegable la creciente descomposición del aparato estatal.

Por desgracia, en las tres décadas de la transición no se logró arraigar el aprecio por la democracia ni generar una cultura vigorosa que la reprodujera ni que se enrizara en los ciudadanos el apego a sus valores. De ahí que los avances democráticos conseguidos se vean hoy frágiles y en peligro de perderse ante la arremetida del hiperpresidencialismo que está regresando por sus fueros.

Pero los resultados iniciales del experimento caudillista han sido tan decepcionantes que, a pesar de la intervención descarada del Presidente, es probable que sufra un revés en las urnas. Los ciudadanos tendrán en sus manos poner un alto al despotismo ignorante que busca afianzarse por todos los medios. Veremos.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario