Dime con quién andas…

0
251

Por: Julio Faesler Carlisle

AMLO da su beneplácito y respaldo a funcionarios de su gobierno, aunque los antecedentes no sean claros. Ayer, por ejemplo, afirmó que confía en el Fiscal General Alejandro Gertz Manero, aunque “no me pidan que hable bien de otros servidores públicos de la Fiscalía que no conozco”. Del Dr. Gertz sobran noticias que desdicen de su confiabilidad tanto profesional como de funcionario. Es extraño atribuirle virtudes a su cuestionado desempeño que se encuentra seriamente envuelto en juicios pendientes de decidirse en tribunales.

Igual podría hablar el presidente de Manuel Bartlett, su Director de la CFE, diciendo que es confiable, sin recordar que el orquestó la infame caída del sistema electoral en 1988, y que ahora es señalado por su riqueza no justificada. Es él quien ha llevado al presidente a frenar la cooperación de México a la campaña mundial contra los combustibles contaminantes.

Esas expresiones de amistad y solidaridad con personajes de dudosa fama han desprestigiado al gobierno. Viene a cuento la vieja sentencia “dime con quien andas y te diré quién eres”.

-Publicidad-

El presidente también está listo a salir a la defensa de sus correligionarios de izquierda dondequiera se encuentren como el presidente peruano Pedro Castillo que tras de ganar con 40 mil votos más las elecciones contra la derechista Keiko Fujimori, ahora es objeto de 60% de repudio del mismo electorado que hace cinco meses lo llevó al Palacio Presidencial.

La actual crisis peruana sigue un patrón bien conocido en que, como todos los gobernantes de extrema izquierda que llegan con la bandera de renovación y transformación total, no tardan en decepcionar y traicionar con su crasa incompetencia al pueblo que con ilusión los eligió. El reclamo que el pueblo peruano no es ideológico. Es por no atender las carencias urgentes para cuya solución fue electo.  Sin el repetido discurso marxista-leninista de Perú Libre, la denuncia es por incompetencia moral.

Para salir de sus endémicas crisis el país requiere de planes claros y profesionalismo no de más radicalismos. En lugar de esto, Pedro Castillo tripuló su gabinete con conocidos personajes de izquierda sin la mínima señal de eficiencia.

A duras penas Castillo esquivó esta semana que el congreso unicameral peruano aprobara la propuesta de destituirlo. Hacerlo habría alargado una vez más la secuencia de elecciones y destituciones de presidentes que Perú ha sufrido en los últimos cinco años.

Los problemas de Pedro Castillo preocuparon a AMLO, el que, siempre solidario con las izquierdas, encargó a su nuevo Secretario de Hacienda Rogelio Ramírez de la O, viajar a Lima para asesorar al señor Castillo sobre como atender los graves problemas socioeconómicos que el 80% de la población del país padece sin tener trabajo ni manera de hallar solución a sus penurias. La encomienda le habrá resultado grata al señor secretario que poco se le ha visto desde que tomó posesión de su cargo.  El pasar a ser médico de cabecera de presidentes populistas, de avanzada, pero de supino retraso, puede ser el destino del muy experimentado y respetado licenciado Ramírez de la O.

Una vocación internacional hasta ahora desconocida en AMLO se dirigió no solo a Perú sino hacia políticas internas norteamericanas. En efecto, hace pocos días el presidente mexicano conminó al Congreso en Washington a aprobar lo antes posible la legislación migratoria pendiente para que México pueda poner en práctica la parte que le corresponde en el programa regional de reconstrucción socioeconómica.

NOTA: La semana con que va cerrando 2021 presencia la perversa jugada del gobierno que exige que el INE cumpla su obligación de organizar la consulta sobre la revocación de mandato para lo cual ha de atenerse a sus propios recursos que la Cámara de Diputados recorto. El Consejero Presidente Lorenzo Córdoba pide que se aplace la decisión de la Suprema Corte sobre seguir o no de frente con o sin los fondos con que se cuenta. Hay que esperar a la colección y luego certificación de las firmas requeridas para justificar todo el proceso.

La dotación al INE de fondos es indispensable. Lo que la sensatez dicta es olvidar el inútil, y de antemano desprestigiado, mecanismo de la Revocación del Mandato y destinar esos los 4 mil millones de pesos en cuestión a curar las muchas necesidades que mantiene abierta la honda brecha socioeconómica que se padece.

¡En tanto llega un nuevo año, reciban todos mis más entusiastas deseos de una feliz Navidad!

[email protected]

 


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario