¿Independientes?

0
404

Es innegable que la política y los políticos cargan una crisis de credibilidad bien ganada y que han generado animadversión entre la ciudadanía. La corrupción, la ineficiencia, la pobreza, los escándalos, y los cada vez más frecuentes descubrimientos de enriquecimiento de algunos actores principales, han hecho que la población tenga cada vez más desconfianza y hasta resentimiento con la mal llamada clase Política.

En ese contexto y por razones altamente conocidas, la calificación de los partidos políticos es reprobatoria, estos además son considerados como monopolios cuando sólo a través de ellos se podía aspirar a ser candidatos para ocupar algún cargo de elección popular.

Situaciones como las descritas, dan cabida y esperanza a las figuras, que en amparo directo de la ley, se postulan como candidatos independientes.

-Publicidad-

No hay duda de que la política es una actividad que nació consustancialmente ligada a la ciudadanía, para involucrarse y decidir en los asuntos públicos, sin embargo la evolución de las ideas políticas, la sociedad, el poder político, la democracia y las instituciones, han consolidado un sistema político que funciona a partir de la esencia misma de la política que es la perspectiva de los conglomerados de personas, deliberación, decisiones y acciones colectivas, organizadas y ordenadas en ideologías e instituciones. 

La ciudadanía es el centro de la política y el ciudadano como figura corpórea, sin embargo su operación está en función de colectivos ordenados e ideas organizadas que se transforman en instituciones en las que se insertan y comprometen los integrantes de la sociedad.

En ese contexto las candidaturas independientes, por la experiencias que ya están funcionando en el país, están dejando entrever que adolecen o presentan una debilidad central en cuanto a que no tienen o pierden la perspectiva colectiva e institucional de la política por su origen personalista e individualista que determina su perspectiva en la comprensión de los problemas y de su solución.

Hoy la figura del candidato independiente está siendo utilizada por los intereses de algunos, que al amparo del independentismo están sumando causas a sus intereses personales.

Veo cómo se está transformando la legítima aspiración de alguien sin partido, a la sujeción de los intereses de un grupo de interesados en la conquista del poder, y se vislumbran las mismas faltas y los mismos vicios que en los partidos, es más, veo que se está conformando la fuerza independiente en lo que podría ser un partido, el partido de los «Independientes».

Así ellos, los que se dicen «independientes», hoy no estaban viendo por el bien de la sociedad, no están atacando sus baterías al enemigo común de la sociedad, al flagelo que muchos señalamos como cáncer y que se expresa en el hartazgo de la sociedad, como lo plasmo al inicio de esta participación.

Son independientes ¿de qué o de quién?

¿Para qué o para quién están buscando el poder?

¿A qué intereses verdaderamente responden?

¿De donde están saliendo los recursos para sus costosas campañas? (Caso concreto Chihuahua)

El fin común, el bien general, la solución a los problemas parece que deja de ser el objetivo, si no es así, entonces que todo aquel que se diga ofendido por la política, se sume a quienes pueden hacer que se reivindique y dignifique a la sociedad a través del ejercicio de gobierno y que se puede lograr con el sufragio de los ciudadanos libres que quieren un mejor país.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario