El gobierno de la reacción

0
354

Tuvo que ocurrir un incendio con daños materiales aún incalculables, la pérdida de una vida humana y horas de terror para los atrapados, para que el gobierno de la Ciudad de México ahora sí esté dispuesto a modernizar el Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Una de las características de la administración, encabezada por Claudia Sheinbaum, es la reacción en lugar de la prevención. Tiene que ocurrir una tragedia para que actúen en consecuencia, ya lo vimos con la acción tardía ante la epidemia por covid, con la inseguridad o con la economía.

Han pasado casi 15 días desde el trágico accidente y tan pronto como se le puso un micrófono enfrente, Sheinbaum anunció tres peritajes para deslindar responsabilidades y establecer causas. Sin embargo, hoy no tenemos ninguna noticia sobre su avance, qué estado guarda la investigación ni fecha para la entrega de resultados.

Pese a este silencio por parte del gobierno, lo único que les puedo asegurar es que en las responsabilidades no va a figurar el nombre de Florencia Serranía, titular del Metro, pese a que debería ser la primera en la lista y quien, si tuviera la más mínima pizca de decencia, ya habría presentado su renuncia.

-Publicidad-

Sin embargo, la también autonombrada subdirectora general de Mantenimiento del Metro, sigue al frente en una posición desde la cual puede alterar todo tipo de información y evidencias, construyendo una realidad ficticia con la cual logrará salir impune de la investigación.

Tampoco confío en las investigaciones que realiza la Procuraduría General de Justicia, con una fiscal carnal al frente, quien buscará encubrir a Serranía, echando al fuego una serie de chivos expiatorios para responsabilizarlos por la tragedia para que, de ese modo, la funcionaria pueda seguir al frente del Metro.

Mientras tanto, no sabemos a cuánto asciende el daño patrimonial en las instalaciones de Buen Tono y, pese a que ya anunciaron que será sustituido por tecnología de punta, tampoco se sabe cuánto va a costar ni quién lo va a pagar.

¿En verdad esperan que el costo salga del bolsillo de los ciudadanos? ¿Lo vamos a tener que absorber de los impuestos como si se nos hubiera fundido un foco de la casa y lo tuviéramos que pagar con nuestro propio dinero? Por supuesto que eso es lo que asumen Sheinbaum y Serranía.

Lamentablemente, el Metro y la ciudad están en manos incompetentes, reactivas ante la desgracia y las cuales usarán todos los medios posibles para ocultar su responsabilidad en el incendio de las instalaciones del Metro y poder seguir al frente.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario