Bartlett debe responder sobre el apagón de la CFE

0
381
La semana pasada, el 28 de diciembre (N.E. 2020), se llevó acabo el apagón más grande de la historia de México, el cual se presentó debido a un desbalance en el Sistema Interconectado Nacional entre la carga y la generación de energía que ocasionó una pérdida de aproximadamente 7500 MW.
El apagón, afectó varias alcaldías de Ciudad de México, lo que ocasionó problemas con el servicio del Sistema de Transporte Colectivo Metro, después de una hora se reportó un apagón masivo en diversos estados de la República Mexicana, Estado de México, Nuevo León, Hidalgo, Jalisco, Sinaloa, Yucatán, Tamaulipas, Coahuila y Veracruz.
En cuanto al desbalance en las afectaciones para la CFE fueron de 1,218 megawatts, de los que 1,084 pertenecían a centrales que se aislaron del Sistema Interconectado Nacional en el área noreste. Las centrales que dejaron de operar fueron Empalmes, Agua Prieta, Hermosillo y otros ciclos combinados de productores externos de energía, además, otras 11 centrales de Ciclo Combinado de la CFE, dos geotermoeléctricas, cuatro pequeñas hidroeléctricas y una termoeléctrica también se detuvieron. Al tiempo que se perdió el suministro en algunas centrales, las hidroeléctricas de La Yesca, Caracol, Angostura, Malpaso, Chicoasén, Aguamilpa, Novillo, Huites y Mazatepec algunas de forma inmediata, pero otras de manera progresiva.
La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha dado su versión de los hechos, el propio titular, Manuel Bartlett, informó recientemente que “El Frente Frío 23, provocó que dos líneas de transmisión en 400 kV salieran de operación y provocaron el incendio de 300 hectáreas pastizales”. Dicha Información que ha creado muchas dudas entre los especialistas.
Por su parte, el presidente de la Comisión Directiva de Planeación Estratégica de la CFE, Mario Morales Vielmas, dijo que “debido al número excesivo de permisos otorgados de generación renovable intermitente, una falla que pudo ser aislada por la red aérea de transmisión, generó una condición de inestabilidad, a causa de la alta penetración del 28.13% de generación renovable intermitente, en demanda mínima por el invierno”.
La demanda presentada en estos tiempos de pandemia es superior a la que se genera en invierno, temporada en la que las centrales eléctricas operan sin problemas, por lo que el acuerdo de Cenace carece de sustento técnico.
El propio Manuel Bartlett destacó que “la reforma energética le quitó a la CFE un sistema de planeación y lo trasladó a la Sener y al Cenace, pero por el tamaño de la empresa, ésta no puede permanecer sin un sistema de planeación como lo tuvo durante muchos años”.
Mucho de lo sucedido tiene que ver con los acuerdos y conflictos que se han dado entre la CFE, la Cenace y en la Sener. ¿Estas últimas dependencias se saltaron los procesos de la Comisión reguladora de Energía que supervisa este tipo de procesos energéticos y de ahí el resultado catastrófico?

There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario