La mentira y la impunidad

0
253

El paso de Claudia Sheinbaum por el cargo de jefa de Gobierno dejará muchas reflexiones para la posteridad. Desafortunadamente, todas negativas, pues versarán sobre las mentiras y la impunidad con la que se manejó en el puesto, la protección política a sus colaboradores y la cacería de brujas a sus contrincantes.

Como lo ha fomentado el presidente Andrés Manuel López Obrador, las instituciones en la era de la 4T se han doblegado al poder, y las que se oponen están en la mira para desaparecer. Se convierten en una barrera de protección para que los gobernantes incumplan con sus obligaciones, y en contraste, se usan para que los opositores sean perseguidos y acosados.

Claudia Sheinbaum ha replicado de la forma más grotesca este modo de gobierno en la Ciudad de México y usa las instituciones para protegerse; tal como lo hizo ahora con el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas.

Respaldando lo dicho por el Comité de Transparencia del Metro, el Instituto determinó que el dictamen sobre el incendio en la Subestación Eléctrica de Alta Tensión, en donde se ubicaba el Puesto Central de Control (PCC 1), será reservado por tres años, argumentando que se pone en riesgo la investigación que se lleva a cabo sobre el hecho que cobró la vida de una persona y dejó miles de pesos en daño patrimonial.

-Publicidad-

Se pudo ordenar la publicación de versiones públicas que clasificaran toda información sensible y relativa a la seguridad, tal como lo señalaron las comisionadas Maricarmen Nava y Marina San Martín, pero el resto de sus compañeros optaron por la protección a la jefa de Gobierno.

De otra forma no se puede entender por qué el Instituto fue tan tajante con la total y completa transparencia de la información alrededor del desplome de la Línea 12 —en donde el principal afectado es el otro suspirante presidencial, Marcelo Ebrard—, pero para el incendio del PCC 1 se optó por ir en otra dirección, en beneficio de Claudia Sheinbaum, cerrando y clasificando toda información que solo estará disponible una vez que termine su mandato.

Es por ello que tampoco se ha podido cobrar el seguro del incendio. De hacerlo, se abriría una Caja de Pandora que dejaría en evidencia la falta de mantenimiento de las instalaciones y que este pudo haber sido prevenido. Es decir, si los peritajes son tan sólidos y el gobierno está seguro de que fue un accidente, ¿por qué no abrir y hacer transparente la información?

No importa cuánto le costará a la jefa de Gobierno ni cuántos recursos pierda la ciudad. Para una aspirante a la Presidencia es más barato perder el dinero a reconocer que es igual que su contrincante en la sucesión, Marcelo Ebrard.

Claudia Sheinbaum es una jefa de Gobierno con un mandato de tres años, pues los tres restantes ha decidido desentenderse del puesto para el que fue electa para dedicarse a sus intereses políticos en la sucesión presidencial, y si para ello hay que echar mano de las instituciones, que así sea.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario