La corrupción

0
195

Después de la Revolución Mexicana, tal parece que se fue arraigando la idea de que la honradez era sinónimo de estupidez.

Ningún pueblo sería nunca sino lo que la naturaleza de su    gobierno le hiciera ser.

        Juan Jacobo Rousseau

 

Para el poeta libanés Gibran Jalil Gibran hay cuatro casos en que se pierde la posibilidad de retener algo: la palabra pronunciada, la flecha lanzada, la oportunidad perdida y el tiempo pasado.

-Publicidad-

Al inicio de este sexenio, la clase política no supo leer el mayor reclamo popular: la lucha contra la corrupción. En el Pacto por México, firmado por los dirigentes de los tres principales partidos políticos, se señala el compromiso de combatir este flagelo. Este punto (número 85) que debió haber sido cumplido antes de emprender cualquier reforma, hasta la fecha, no se ha concretado.

Recientes declaraciones del presidente Peña Nieto, ante cuestionamientos sobre la corrupción, da a entender que hay que resignarse a vivir con ella por ser imbatible. Silvano Aureoles, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y aspirante a gobernar Michoacán, declara que la depuración nos llevaría a que nadie pudiera cerrar la puerta y el encargado (nunca se designó un titular) de la Secretaría de la Función Pública, Julián Olivas Ugalde, con la mayor desfachatez expresa: “La corrupción no es grave”.

Queda, pues, en los mexicanos, la sensación de que no hay nada qué hacer al respecto.

El Partido Acción Nacional presenta una novedosa propuesta de un Sistema Nacional Anticorrupción, pero no creo en los órganos independientes y colegiados como los creados en los últimos tiempos. Lo más rescatable es una añeja tesis panista presentada desde 1983, ante la renovación moral sugerida por Miguel de la Madrid. El PAN sostuvo entonces que la única forma de supervisar el buen desempeño de la administración pública es fortaleciendo al Poder Legislativo, cuya función más importante es la de control, de contrapeso y de supervisión. Ese es el origen del Poder Legislativo, esa es su tarea primordial y el núcleo de la teoría de la división de Poderes. El órgano idóneo es la Auditoría Superior de la Federación.

Desde luego que el problema de la corrupción es lacerante y añejo en nuestro país. Pocos lustros después de iniciada nuestra vida independiente, la marquesa Calderón de la Barca, en sus relatos, ya hablaba de la corrupción del aparato gubernamental. Me atrevo a afirmar que la única etapa en que se asumió un compromiso claro y evidente con la honradez fue cuando gobernó la generación liberal que pregonaba una digna medianía republicana.

Después de la Revolución Mexicana, tal parece que se fue arraigando la idea de que la honradez era sinónimo de estupidez.

¿Qué hacer en estas condiciones? El escritor René Avilés Fabila señala que a la ciudadanía le cuesta trabajo aceptar a políticos profesionales que asuman con responsabilidad la tarea de administrar la cosa pública, cediendo ante la tentación de preferir, para los cargos de elección popular, a personajes que se ostentan ajenos a la política.

Pobre democracia nuestra si llegan al poder quienes desprecian la política. Latinoamérica nos brinda ejemplos como Alberto Fujimori o Hugo Chávez. En España se platica que cuando alguien se quejó de la política, el dictador Francisco Franco respondió: “Haga como yo, que permanezco ajeno a esa cosa”.

Después de la alternancia, tristemente, hemos caído en una tremenda partidocracia, igual de nociva que la anterior prevalencia del partido oficial.

Ante este escenario, tenemos que reformar, con todo detalle y de manera paulatina, cada aspecto de la administración pública. No nos obnubilemos con una reforma global en el breve plazo. Es preferible ir cambiando, de forma acompasada pero eficaz, todos aquellos trámites y prácticas que llevan a este fenómeno.

Es prácticamente imposible erradicar la corrupción, pero sí puede disminuirse sensiblemente si existe un claro compromiso de la clase política en este sentido. Recordemos que, sin honradez, no puede haber buen gobierno.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí