AISL se retoca a marchas forzadas, sin transporte público el primer año

0
385
Transporte AISL

A partir del 21 de marzo de 2022, cuando está programada la inauguración del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), los usuarios enfrentarán los problemas colaterales ocasionados por la falta de planeación de un proyecto que luce más bien improvisado.

Por ejemplo: al momento de la inauguración no hay algún servicio de transporte público robusto que llegue a la nueva terminal aérea desde la Ciudad de México, empezando con el Tren Suburbano o el Mexibús, que están proyectados para tener rutas hacia la terminal aérea ubicada en Tecámac, Estado de México.

En la Terminal Intermodal trabajan 2 mil 500 personas a marchas forzadas e incluye la estación para el Tren Suburbano, dos estaciones para el Mexibús, una estación de autobuses foráneos, bahías para servicio de taxis, así como un estacionamiento.

Si bien, la Terminal Intermodal de Transporte Terrestre, que alojará a estos sistemas de transporte, lleva un avance general de 89%, y de acuerdo con el capitán primero Martín Méndez Balleza, encargado del proyecto de comunicación terrestre con el AISL, estará concluida a tiempo para la inauguración.

-Publicidad-

“El avance de esta obra, de la Terminal Intermodal de Transporte Terrestre, es de 89% y será la terminal que alojará al transporte público y la misión que tenemos es terminarla al 21 de marzo de este año”, indicó.

Sin embargo, aun no está definido cuando iniciará la operación la ramal del Tren Suburbano que saldrá desde la estación de Buenavista, así como una línea del Mexibús e incluso un sitio de taxis. Lo que sí se espera que esté a tiempo es una terminal de autobuses con conexiones con Ciudad de México, el Estado de México, Puebla y Morelos.

Sin embargo, el proyecto establece que, de los 19.5 millones de personas que usarán el AISL al año, el 60% se trasladará en un vehículo particular.

Mientras que la estación del Tren Suburbano operará a partir de 2023 y cuenta con una longitud de más de 300 metros para alojar tres trenes con capacidad de mil 189 pasajeros. El funcionario explicó que el proyecto se desarrolla en coordinación con la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) para que el proyecto esté liso en el menor tiempo posible, estimado en los siguientes 12 meses.

“Ha habido toda una integración de equipo para que en el menor tiempo posible esté funcionando esta línea del Tren Suburbano y en un año podría estar llegando el tren”, puntualizó.

Respecto a la estación del Mexibús, el ingeniero militar mencionó durante un recorrido que se contará con dos puntos de este transporte del Estado de México y que probablemente el servicio inicie meses después de la inauguración de la primera fase del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

“Vamos a tener dos puntos de conexión con respecto al Mexibús, donde arribaran los pasajeros a la Terminal Intermodal de Transporte Terrestre. Todo es un proceso de integración respecto a lo que estamos construyendo, pero se estima el servicio inicie lo más inmediato posible a la inauguración”, explicó.

Estos puntos estarán ubicados en la autopista México-Pachuca a la altura de Ojo Agua y directamente en la Terminal, a cargo del gobierno del Estado de México.

Sin embargo, reconoció que el transporte básico para llegar al nuevo aeropuerto será el automóvil: “De acuerdo con los estudios no hay otro punto donde tengamos una combinación de transporte. Básicamente es el uso del automóvil el que dará pie a todo esto, por eso todo esto va de la mano con las vías de comunicación”.

En cuanto a la Terminal de Autobuses el funcionario indicó que tendrá una capacidad inicial de seis unidades de llegada y seis de salida, con destinos a las ciudades de México, Toluca, Puebla, Pachuca y Querétaro.

“Sí está la intención de que funcione y podrán entrar de 10 a 15 empresas que pueden operar en la terminal porque es lo que hemos visto como promedio”, añadió.

Mientras que el director del AISL, el general Isidoro Pastor, explicó que se habilitarán camionetas y autobuses que recorrerán nueve diferentes rutas desde la Ciudad de México y el Área Metropolitana, que contarán con espacios suficientes para el equipaje y cuyo costo irá de los 50 a los 150 pesos, en tiempos estimados de hasta 90 minutos de recorrido. También podrán arribar a la terminal servicios de transporte por aplicación, aunque no podrán hacer base desde allí para llevar el pasaje de regreso.

AISL operará en su máxima capacidad hasta 2052

El director general del proyecto señaló que el aeropuerto alcanzará su máxima capacidad operativa hasta 2052 y dependerá de presupuesto federal hasta 2026, aunque esperan alcanzar la autosuficiencia financiera antes de ese plazo.

Mientras, para este año se le asignarán 951 millones de pesos del presupuesto federal. Indicó que la terminal espera recibir más de 2.4 millones de pasajeros en el primer año, quienes ya podrán trasladarse tanto a nivel nacional como internacional. Aunque de inicio se tendrán cuatro rutas de vuelo redondo que serán operadas por las aerolíneas Volaris y VivaAerobus. Así como tres vuelos con carga internacional.

Respecto a la TUA, el impuesto del 35% que se cobra a los usuarios por boleto de avión, el director del proyecto informó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público les autorizó que se reduzca a la mitad, es decir: 245.30 pesos para vuelos nacionales y 475.77 pesos a nivel internacional.

Finalmente, aunque dijo que aún no tienen contratada a la empresa encargada del transporte terrestre para llegar de la Ciudad de México al AIFA, informó que tiene garantizado el servicio de camiones y taxis que operaran desde Perisur hasta el aeropuerto por una tarifa que va de los 350 pesos a los 50.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario