¿Victorias aseguradas?

0
165

La semana pasada Excélsior publicó un estudio de la UNAM en el que se analizaron los resultados de más de 20 procesos electorales en México y el mundo desde el enfoque de las redes sociales. Los resultados del mismo fueron sorprendentes, de acuerdo con la votación de los electores en dichos comicios, los candidatos que resultaron victoriosos fueron los que contaban con más seguidores en Twitter y más Likes en Facebook.

El monitoreo de la actividad de las redes de los entonces candidatos, hecho con la plataforma digital Observatorio 2.0 2015, señala que el constante uso de internet y redes sociales para dar a conocer una propuesta electoral se convierte en un factor favorable al momento de que los ciudadanos emiten su voto.

De acuerdo con el mismo, aún no se ha determinado un factor en específico al cual atribuírsele esta relación, pero el más cercano a explicar el fenómeno es el número de nuevos electores que manejan estas herramientas sociales, un nuevo nicho electoral que muchas veces es ignorado por las campañas “tradicionales”, un sector crítico que encuentra en estas plataformas una forma de comunicación directa con actores políticos que piden su voto.

Hasta ahora han sido varias las teorías que afirman el poder de las redes en las campañas políticas, el ejemplo más citado es el de Barack Obama, quien ganó la elección presidencial de Estados Unidos en 2012 gracias a una agresiva estrategia vía internet y redes sociales, fue en estas últimas donde formó una comunidad de millones de votantes que apoyaban su candidatura.

-Publicidad-

Sin embargo, quienes le atribuyen la total victoria a su trabajo en las mismas pasan por alto el trabajo que su equipo de tierra llevó a cabo para conjuntarlo con el esfuerzo hecho con las comunidades de Twitter y Facebook. Y es que sería aventurado decir que en esta época en la que la tecnología domina las vías de comunicación, las redes sean el único camino para asegurar una victoria política.

El trabajo de tierra, el contacto directo con los votantes y los eventos masivos tienen un impacto en la percepción de los ciudadanos, no sólo eso, la palabra del candidato aún sigue pesando en las comunidades con menores recursos, prueba de ello son los estudios que registran un aumento en la votación de comunidades que dependen de la ejecución de programas sociales y no de las redes sociales.

Coincidencia o realidad, no se puede negar que lo que pasa en Twitter, Facebook, YouTube, Instragram, etc., influye fuertemente dentro de una sociedad cuyo contacto con una computadora o un teléfono inteligente es más común. No obstante, así como puede resultar contraproducente aislarse de esta nueva vía, también podría ser peligroso fiarse totalmente del alcance de la misma.

Los ejemplos son los cientos de candidatos que quisieron replicar el ejemplo del Presidente de Estados Unidos y se quedaron en el intento. El ejemplo más visible es Antanas Mockus, candidato presidencial en Colombia quien invirtió todos sus recursos en una campaña basada en redes sociales y descuidó su trabajo en tierra y en debates lo que le ocasionó a la derrota.

También se tiene que tomar en cuenta algo que menciona el propio estudio de la UNAM, y es que actualmente la práctica de “compra de seguidores” se ha vuelto común entre candidatos para demostrar presencia o poder. Este tipo de prácticas anula lo que más se busca en redes, el diálogo directo con simpatizantes y no con robots originados con un logaritmo.

Así, la historia electoral demuestra que es necesario un balance perfecto entre una estrategia de redes con un correcto contacto directo con la población que se busca atraer. Un desequilibrio podría llevar a un candidato a perder la elección.

Los próximos comicios darán material de sobra para analizar el verdadero impacto de las redes sociales en México, plataformas que se han convertido en cámaras de vigilancia constante y que serán un factor importante, tal vez fundamental, cuando los electores puedan reelegir a sus representantes en el 2018.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí