Valorar la diversidad cultural para vivir mejor

0
450

Hace unos días, mientras revisaba con mi equipo de trabajo la postal que colocamos en las redes sociales con motivo del Día Mundial de la Diversidad Cultural (que se conmemora cada 21 de mayo) me asombró, nuevamente, el poder de la imagen para transmitir ideas y mensajes en pocos segundos. La postal muestra, mediante una combinación de dibujos acerca de la composición pluricultural de nuestra nación, que en México no solo gozamos de una gran riqueza de pueblos indígenas sino de una larga experiencia con migrantes de otras naciones, que han enriquecido, con una variedad de manifestaciones y casi sin notarlo, nuestra vida diaria.

La historia de la migración de extranjeros a México es larga; puede rastrearse, al menos, hasta la conquista y colonización española, con la que llegaron soldados andaluces, de Extremadura y La Mancha, y que pocos años después se acompañaron de cordobeses, granadinos, madrieños, musulmanes, judíos, gitanos y africanos. A esta riqueza de culturas y costumbres se sumó la de filipinos, irlandeses, estadounidenses, alemanes, británicos y japoneses, entre otros, que llegaron a nuestro país durante el siglo XIX. Y a lo largo del siglo XX llegaron muchos refugiados y asilados de España y muchos países latinoamericanos.

En suma: México no es solo un país de emigración, sino que ha sido hogar para muchos nativos de otras naciones.

-Publicidad-

Celebrar la riqueza cultural es hacer honor a nuestra historia, a la paz y a la cohesión social. Como explica la Organización de las Naciones Unidas (ONU), reconocer el valor de las diferencias culturales es apreciar y entender el potencial de la diversidad cultural es iniciar un camino para cooperar y vivir mejor. La diversidad cultural es no sólo un medio para fomentar el crecimiento económico, sino para conseguir “una vida intelectual, afectiva, moral y espiritual más enriquecedora”.

Además, valorar la diversidad es cruzar las fronteras que limitan la paz. Señala la ONU que “el intercambio equitativo, así como el diálogo entre las civilizaciones, culturas y pueblos, basados en la mutua comprensión y respeto y en la igual dignidad de las culturas, son la condición sine quanon para la construcción de la cohesión social”, el porvenir del mundo y la condición del éxito para la globalización.

Todos podemos hacer algo para avanzar en este camino. ONU aconseja diez pasos: visitar un museo o lugar para conocer otra cultura; ver una película o leer un libro sobre otra nación; convivir con personas con distintas tradiciones y cultura; escuchar música de naciones lejanas; y asistir a celebraciones de festividades de otros países, así como compartir las nuestras con otros.

En tu casa y en tu comunidad hay mucho que hacer para fomentar el diálogo y la paz. ¡Hablemos! Y, sobre todo, estemos abiertos a escuchar y actuemos con respeto. La tolerancia y la actitud abierta a aprender de otros son la mejor forma de celebrar la vida.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí