¿Spots o tuits?

0
230

Ya no hay estrategia sino inercia. Los miles de spots con los que se nos bombardea a diario en radio y televisión son basura. Contenido y formato resultan repelentes para la sociedad. La creatividad de algunos es un «a huevo» sacado de la manga mientras que, para otros, es la caravana con sombrero ajeno o conceptos chambones que poco o nada le dicen a la gente. Las pautas de sandeces orillan a la audiencia a cambiar de estación, de canal, o de plano al silencio.

Los políticos de siempre deciden cual si estuvieran tratando con la sociedad de siempre. Actúan con ceguera de taller o como caballo de lechero. No ven nada más allá. Piensan que la gente se dejará influenciar por tan pobres ideas. Siguen pensando a la antigüita. Desprecian a las nuevas generaciones que, by the way, ya votan. Creen que la comunicación social es de boletines y conferencias de prensa acartonadas sin preguntas ni, mucho menos, respuestas.

Lo que ignoran estos genios de la comunicación, tanto de oficinas de gobierno como de partidos políticos, es que, lo de hoy, son las redes sociales. Ahí no hay filtros ni límites. Es libertad pura. A veces libertinaje. Mil veces mejor, con todo, que la absurda censura o la operación a billetazos.

-Publicidad-

Ah, pero entrar y ser activo en redes sociales es mucho más que una acción. Es una actitud. Este negocio demanda mensaje, disciplina, creatividad, reflejos y, tener la piel muy gruesa para aguantar vara. Me temo que la enorme mayoría de los políticos tienen sus cuentas en redes sociales nomás por no dejar. Las maneja un asistente al que poco retroalimentan y escasamente supervisan. Sus avatares y los textos que utilizan son francamente aburridos. Y recurren a lugares comunes que fácilmente son desechados por el respetable.

Yo inicié en twitter por un accidente. Fue el día en que supimos del secuestro de Diego Fernández de Cevallos. El Presidente Calderón me pidió atajar en esa red social la estúpida versión del impresentable Manuel Espino, en el sentido de que habían hallado el cuerpo sin vida de tan apreciado panista. Confieso que no sabía de qué me hablaban. Pero ahí inicié lo que hoy es una de las actividades y pasiones que más disfruto y aprovecho. Tiene sus riesgos pero las ventajas son infinitas.

El secreto está en que sea uno mismo el que escribe y contesta; y también en ser auténticamente uno mismo cuando se escribe y contesta. En pocas palabras, se trata de actuar como ser humano antes que como político. Hay que mostrar el lado personal, profesional y familiar; así como las aficiones y opiniones sintetizadas en un lenguaje accesible (y sin faltas de ortografía).

Estamos en plena sociedad de la información. Las nuevas generaciones recurren más a internet que a los medios electrónicos tradicionales. El efecto multiplicador y viral de un buen mensaje de 140 caracteres puede ser incontenible. No aprovechar la tecnología es no saber hacer política en el siglo XXI.

En suma: si la clase política está a la baja no solo es por sus acciones. Lo es también por su pésima forma de comunicar. #NoSeanOrdinarios #HeDicho


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí