Representar a la gente: mandato y deber de los legisladores

0
168

7 febrero 2015.- Esta semana dará inicio el último período ordinario de sesiones de la LXII Legislatura federal. Será un período de arduo debate y trabajo, pues habrá que concluir con el análisis y votación de una variedad de iniciativas y proyectos legislativos pendientes y, de manera simultánea, trabajar en la supervisión y control de las actividades del Poder Ejecutivo. Ésta, la supervisión del Ejecutivo, en los tres niveles de gobierno, es esencial ahora que la Secretaría de Hacienda hizo oficial un recorte al gasto público por 154 mil millones de pesos y anunció una caída de 0.5% en el crecimiento de nuestra economía. Asimismo, es vital vigilar el uso probo y eficiente del gasto social, para evitar las tentaciones que algunos candidatos y partidos políticos viven durante períodos electorales para influir, de manera ilegal e ilegítima, en los resultados de las votaciones.

Para los legisladores estas son las condiciones que ponen a prueba nuestra capacidad de representar a la gente y cumplir con la totalidad de nuestras funciones: legislar, supervisar, participar en la definición del desarrollo nacional e impulsar la cultura política cívica para que los ciudadanos participen activamente en las decisiones de gobierno.

Representar significa «estar presente otra vez». Para los legisladores su papel de representación debe ser hacer presente a la gente en todas sus actividades. La obligación de los representantes es dar voz a la gente mediante la presentación y promoción de iniciativas que los beneficien; por medio de la gestión de recursos para que gocen de una mejor calidad de vida; y a través de acciones que denuncien y sancionen a los que abusan de los recursos públicos, pues es dinero de la gente.

-Publicidad-

En el debate académico se discute cuál es la mejor manera para representar. Conozco muchas de las opiniones al respecto, entre ellas: si la representación debe responder a mandatos, si debe dar lugar o no al conocimiento y «buen juicio» de los representantes, si debe ser un «espejo» de la sociedad, si se representa a todos los ciudadanos o al propio electorado.

Como legislador y representante mi convicción y labores cotidianas se basan en consideraciones prácticas: hablar con la gente, visitar comunidades, caminar calles, escuchar sueños y expectativas. También, en cuidar que la gente reciba todos los apoyos a los que tiene derecho, y en luchar contra actos de abuso de confianza y corrupción, que tanto daño nos hacen a todos.

La mejor forma que tenemos los legisladores para representar es estar y escuchar a la gente. Es nuestra obligación y razón de ser. Pero necesitamos también que la gente se acerque, hable con nosotros. ¡Acércate a tu legislador, diputados y senadores!


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí