Lo que nos depara el 2015

0
180

A pesar de todo algo ha cambiado en el país, y una buena noticia es que en 2014 se empezó a gestar un nuevo despertar ciudadano.

Aún cuando arrancó con buenas expectativas que lamentablemente se fueron diluyendo conforme avanzaba el año, por donde se le quiera ver el balance de 2014 es muy negativo como se desprende de los datos duros en materia económica, la inseguridad y violencia prevaleciente en diversas regiones del país -que tuvieron su más descarnada expresión en las barbaries de Tlatlaya e Iguala-, así como las evidencias de incapacidad y corrupción de la clase gobernante que han derivado en una crisis de credibilidad sin precedentes.

En este contexto, el panorama en 2015 tampoco pinta para ser mucho mejor pues como lo señalaba el connotado científico Albert Einstein “no se pueden esperar resultados distintos haciendo siempre lo mismo”, y tal parece que nuestros gobernantes se empeñan en aplicar las mismas fórmulas que en todo caso sólo los han beneficiado a ellos.

-Publicidad-

Hay que considerar que en este año se va a renovar en su totalidad la Cámara de Diputados y estarán en disputa 9 gubernaturas así como las alcaldías y diputaciones en 17 entidades federativas, lo que anticipa que la actuación del gobierno y de las demás fuerzas políticas va a estar determinada por el cálculo electoral y probablemente durante las campañas vamos a atestiguar una guerra interminable de acusaciones, filtraciones, etcétera, lo que dificultará la discusión objetiva de los grandes temas nacionales y la construcción de acuerdos.

Pero no se trata de lamentarnos e iniciar el año con una actitud derrotista. A pesar de todo algo ha cambiado en el país, y una buena noticia es que en 2014 se empezó a gestar un nuevo despertar ciudadano que nos permite abrigar la esperanza de que es posible modificar el status quo.

Es claro que la sociedad cada vez está menos dispuesta a tolerar injusticias y abusos pero para ello resulta indispensable que no se quede tan sólo en la reacción ante la coyuntura, por el contrario se debe organizar a partir de una agenda bien definida y con una visión estratégica que realmente le permita incidir y transformar el acontecer nacional.

Con ese propósito, señalo algunos temas que por su importancia requieren de la participación y el escrutinio ciudadano:

1) Promover la participación ciudadana en las elecciones como única vía para acceder al poder, rechazar la violencia, exigir a los partidos que eleven el nivel de debate, e idear formas novedosas para manifestar su inconformidad en las urnas.

2) Dar seguimiento a la postulación de candidatas y candidatos, y exhibir a aquellos cuyos vínculos e intereses pudieran representar un riesgo o sean contrarios al interés general.

3) Vigilar el uso adecuado de los recursos públicos poniendo especial atención en los programas sociales así como en los procesos de licitación para proyectos de infraestructura, y denunciar su desvío o posibles conflictos de interés.

4) Supervisar los procesos administrativos y penales que se instauren por presuntos hechos de corrupción, señalar cualquier indicio de protección o encubrimiento e imponer un costo social a los involucrados.

5) Someter al Poder Judicial al escrutinio permanente de la sociedad, sobre todo en lo que se refiere a la implementación del sistema de justicia penal, al respeto a los derechos humanos y combate a la corrupción de jueces y magistrados.

6) Revisar la actuación de los órganos reguladores, e informar en un lenguaje accesible sobre la importancia y consecuencias de cada una de sus decisiones.

7) Exigir espacios de participación en el proceso de discusión de las iniciativas en materia de corrupción, transparencia y seguridad pública, y denunciar cualquier intento de simulación o que implique un retroceso.

8) Promover el impostergable debate sobre pobreza y desigualdad.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí