La urgencia de una nueva política

0
207

Con el inicio de actividades de la LXIII legislatura en la Cámara de Diputados comienza una nueva etapa en la vida política del país, algo que cada tres años ya se ha vuelto un tema trivial, costumbre, en el que pocos ciudadanos ponen atención porque saben que no representa nada en sus vidas cotidianas, saben que llegue quien llegue el país seguirá igual o peor, ni siquiera el primero de septiembre el Presidente de la República asiste a la Cámara de Diputados para rendirle cuentas a los representantes de la soberanía mexicana, pues qué sistema político tenemos en el que los poderes no tienen una eficiente relación de pesos y contrapesos 

Septiembre es el mes en el que más que el informe presidencial o el propio inicio de actividades legislativas de la Cámara de Diputados, debería hacerse la evaluación de lo hecho por los tres poderes del país y en los tres niveles de gobierno, para estar acorde con las fechas fundacionales de la nación como son la del día de la Independencia Nacional, la del Primer Congreso de Anáhuac y la de la firma del acta de independencia del país, para saber qué se ha hecho mal, así como para hacer un replanteamiento de la acción del Estado mexicano para enfrentar los problemas que aquejan a la sociedad.

Es un mes que debería ser de intenso diálogo y debate político en las distintas arenas públicas y políticas y no sólo de fechas de actos de relumbrón, para echar gritos al vacío o festejar por festejar; por el contrario, los actores políticos y la sociedad deberían establecer un diálogo y debates intenso que se traduzcan en acuerdos y compromisos, y no en desaires y reproches que solo reflejan el bajo nivel de la calidad de la política que conduce al país.

-Publicidad-

Debe ser un mes de balances, de críticas pero sobretodo de autocrítica, en el que se asuman más las fallas que los aciertos, porque son aquellos los que más causan los problemas y carencias de la mayoría de los mexicanos, de críticas no solo al presidente, sino a todos los responsables de la función pública, a los partidos políticos, a la iniciativa privada, al sector social y la misma ciudadanía, balances que deben arrojar responsabilidades para sociedad y gobierno.

Los gobernantes y políticos deben mirar más al país y dejar de ver solo sus feudos y zonas de confort, dejar de creer en poco en sí mismos y un poco más en la opinión pública, la democracia es eso, el gobierno de la opinión pública, el debate y decisiones surgidas en los espacios públicos, ya son muchos los problemas y fracasos de la política y los gobiernos que pudieron evitarse si se escuchara más a la opinión pública que vale más que un discurso hecho a la medida y leído en un escenario hecho para ese fin.

Las críticas a ultranza generan defensas a ultranza, no son el camino, pero en la Cámara de Diputados es el pan nuestro de cada día, y así ha iniciado la naciente LXIII legislatura, golpear y contragolpear, es el deporte preferido por los legisladores y legisladoras, en el que el único perdedor es la sociedad, la que acaba pagando la función con más pobres, mas inflación, menos crecimiento económico, mas violencia criminal, mas inseguridad pública, entre otros boletos que tiene que pagar.

El alza del dólar y la baja del petróleo, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y los abusos de Tlatlaya, la fuga del Chapo y la inflación, son muestra de nuestro fracaso como sociedad, no sólo como gobierno, como corresponsables y no sólo como responsables, no debemos ver sólo la paja en el ojo ajeno y no la viga en los nuestros; somos todos los que permitimos que se fuguen los dólares, los que permitimos que gobernara José Luis Abarca con su esposa a Iguala, los que permitimos que haya policías coludidos con la delincuencia, no sólo los políticos y gobernantes también la sociedad. 

Ojalá que esta nueva etapa en la vida política del país, del inicio de la LXIII legislatura del Congreso de la Unión, de la segunda mitad del actual gobierno federal, pudiera servir para dar un viraje en la forma de hacer política en el país y nuestros estados porque hay que reconocer que la que hemos hecho ha fracasado, no hay de otra o la cambiamos o nos cambian.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí