La Secretaría de Cultura

0
203

Son muchos los problemas del sector cultura.

El lunes se dio el nombramiento del nuevo secretario de Cultura del Gobierno de Peña Nieto. No fue un gran cambio, fue más bien un cambio de nombre porque el titular de CONACULTA pasó a ocupar el espacio en la nueva Secretaría.

El dilema llevaba décadas sin solución. CONACULTA fue creado por decreto presidencial en las épocas de Carlos Salinas de Gortari y nunca tuvo un estatuto jurídico que le diera certidumbre frente a los cambios de gobierno. Hoy ya existe la Secretaría pero en realidad no ha cambiado mucho.

Los problemas del sector cultura son muchos y un cambio estatutario no los resolverá, por mencionar algunos:

-Publicidad-
  • El INAH y el INBA son muy anteriores a CONACULTA y obviamente a la nueva Secretaría. Cuentan con sindicatos fuertes y escandalosos que exigen el “estatus” superior que deben de tener por ser anteriores.
  • El presupuesto para Cultura en México no sólo es insuficiente, es hasta risible. La sola manutención de todas las zonas arqueológicas, teatros, edificios históricos y todo aquello que se puede denominar patrimonio cultural tangible, no puede llevarse a cabo ni duplicando el presupuesto.
  • Existen actividades culturales que pueden ser costeables y hasta rentables para los creadores pero también existen rubros que simplemente son imposibles de costear como una orquesta sinfónica o una película.
  • El medio cultural, como todos los medios en un país con tanta desigualdad como México, está cooptado por personajes, sindicatos, sociedades de gestión colectiva e incluso empresas que se pueden considerar monopolios. Editoriales como Random House, promotoras como Ocesa o sindicatos como el de Músicos tienen un poder preponderante en sus medios y no permiten la existencia de competencia. Igual que en los medios deportivos, empresariales o sindicales de cualquier rubro, la cultura en México es de unos cuantos y la realidad no va a cambiar mientras esa estructura monopólica no cambie.
  • La solución de la Secretaría de Cultura se tomó sin un marco que la sustente. Esperaremos a la creación de la Ley General de Cultura para ver si en realidad puede existir un cambio verdadero para el patrimonio cultural nacional y para nuestros creadores.

Fuera de que el titular Rafael Tovar y de Teresa cuenta con todas las credenciales para encabezar la Secretaría, todavía no está clara su función y sus alcances.

 

P.D. Aprovecho la oportunidad para desearles a todos los lectores una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí