La memoria de Camacho

0
851

El día de ayer se cumplieron dos años de la toma de protesta del Presidente Enrique Peña Nieto. El gobierno inicia su tercer año bajo un escenario complicado; un tercer año que estará lleno de retos y desafíos tanto en el tema económico como en el de seguridad.

Para enfrentar esta situación, el presidente Peña Nieto presentó hace unos días una serie de iniciativas en materia de seguridad, algunas de ellas guardadas durante mucho tiempo en el cajón legislativo debido al rechazo contundente del Revolucionario Institucional, pero que hoy necesitan del trabajo y compromiso de todos los poderes de la nación.

Sin embargo, el Ejecutivo no sólo necesitará del poder legislativo y judicial para sacar adelante al país. Hoy Enrique Peña Nieto necesita, más que nunca, de su partido y sus liderazgos para poder salir delante de esta crisis. Su institución política tendrá que respaldarlo con congruencia a través del trabajo de sus gobernadores, presidentes municipales y, sobre todo, su dirigencia.

-Publicidad-

Y es que, desgraciadamente, en los últimos días hemos podido ser testigos de una dirigencia que sólo ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio; una dirigencia que apunta el dedo para responsabilizar a terceros de la actualidad que vive México. Durante las últimas semanas, César Camacho Quiroz se ha dedicado a adjudicar culpas sin darse cuenta que son los estados que gobierna el PRI los más golpeados por el crimen organizado. Basta con voltear la mirada a Michoacán, Tamaulipas, Veracruz, Coahuila o el Estado de México.

A César Camacho se le ha hecho fácil deslindar a su partido de lo que hoy se vive. Se ha olvidado de todo lo que el PRI le ha concedido al crimen organizado desde sus gubernaturas y alcaldías, como muestra clara basta contemplar la situación en Michoacán. Se le ha pasado de largo que fue el mismo Revolucionario Institucional quien se negó a todo lo que hoy el Ejecutivo propone para continuar con el combate al crimen organizado.

Y es que el dirigente priista tampoco recuerda que fueron los entonces legisladores del PRI quienes aseguraban ante iniciativas pasadas que ‘el Congreso no era una fábrica de reformas’; quienes duramente criticaron el mando único afirmando que era ‘una propuesta simplista’; y quienes se opusieron al combate al crimen organizado tachándolo de ‘inoportuno’. O de los gobernadores que actuaron con total opacidad e irresponsabilidad en sus estados.

Hoy la situación apremia y el Ejecutivo necesita más que nunca de su partido y de la pericia política de su dirigente. El Ejecutivo necesita a su lado un partido sensato, objetivo y autocrítico que, junto con sus gobernadores, dote de certeza a la nueva estrategia del gobierno federal. Necesita un dirigente serio y comprometido, un líder que asuma el papel de partido en el gobierno y se entienda como partícipe —y no juez— de la realidad por la que hoy atraviesa México.

Hoy el país necesita de un trabajo conjunto y de nuevos consensos entre todas las fuerzas políticas. Los actores que dividen y acusan sin fundamentos pueden coartar el camino de desarrollo y progreso al cual México necesita volver.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí