Energía desperdiciada del biogas

0
178

El DF pierde diariamente millones de kilowatt hora de energía por no captar el biogás del relleno sanitario Bordo Poniente, el tiradero de basura más grande de América Latina, así como de muchos otros generadores de basura orgánica.

La mezcla de residuos orgánicos en la basura genera grandes cantidades de biogás, fundamentalmente formado por metano, uno de los gases más destructores de la capa de ozono. Se considera que la molécula del metano tiene una capacidad 20 veces mayor a la del CO2 en este efecto; además, está asociado a otros gases que provocan olores espantosos en una amplia zona del Valle de México.

Por otro lado, el metano es el combustible más limpio y de mayor eficiencia energética, de tal forma que si se usara como generador de electricidad se evitaría su emisión a la atmósfera aprovechando su poder calorífico.

-Publicidad-

Se estima que en el sitio se han depositado cerca de 80 millones de toneladas de basura y que la generación de metano ha sido de millones de metros cúbicos. La captación de este gas debió hacerse desde los primeros años de utilización del Bordo Poniente y conforme fue creciendo el tiradero.

En un amplio sector de la ciudad, principalmente cerca del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, continúan olores pestilentes provocados por el tiradero de basura Bordo Poniente. El Gobierno del DF (GDF) debería estar recuperando las emisiones del biogás del relleno sanitario porque desde 2012 adjudicó el contrato para la explotación del mismo. Han pasado casi tres años y los trabajos no han iniciado. Cuando las autoridades responsables quieran reaccionar la mayor parte del biogás se habrá esfumado, con todas sus graves consecuencias.

En diciembre de 2011 se clausuró el ingreso de basura inorgánica al Bordo Poniente con el compromiso de iniciar inmediatamente el sellado para la captación de biogás.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ofreció encabezar el proyecto por la importancia que tenía para el país poder recuperar los bonos de carbono; sin embargo, el GDF defendió ejecutar el proyecto, argumentando que tenía todo listo para adjudicarlo. Hasta el momento no han iniciado los trabajos.

Actualmente, la basura inorgánica se lleva a distintos rellenos sanitarios en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, pero la basura orgánica continua depositándose en áreas aledañas al Borde Poniente que corresponden a la Zona Federal del Lago de Texcoco. El objetivo del GDF es convertir todos los residuos orgánicos en composta, pero claramente no se está implementando de manera adecuada. Se calcula que sólo del DF se están recibiendo 4 mil toneladas de basura orgánica diariamente y la capacidad de la planta de composta no llega ni a mil 500 toneladas. El problema es muy grave porque el material que no se procesa se pudre (proceso anaeróbico), generando fuertes cantidades de metano y a la vez, otros gases que son los responsables de estos olores insoportables.

La Ciudad de México tiene serios problemas en el manejo de la basura y esto se refleja en los olores. Por ejemplo, si en la Central de Abasto, donde se producen cerca de 600 toneladas de basura orgánica diariamente, los deshechos se manejaran en un “biodigestor” y se captara el metano para generar energía eléctrica, la central no pagaría un centavo de electricidad y además, no tendría los olores que tanto molestan.

Lo mismo puede hacerse en mercados, grandes almacenes y en los centros de transferencia de las delegaciones del DF; es decir, la basura no debería transportarse grandes distancias para concentrarla en un sólo punto, sino procesarla en los mismos sitios de generación con la ventaja de producir energía más limpia y evitar los molestos olores. Además, se podría empezar a sanear la zona federal donde se ubica el Bordo Poniente.

Ante esta gravísima situación, lo ilógico es ¿por qué la Semarnat no actúa ante una violación tan seria de las normas ambientales en el DF? ¿Por qué no le reclama al GDF su insistencia por adjudicar el contrato para la captación de biogás en el Bordo Poniente, si a la fecha no han iniciado los trabajos? ¿Por qué la Secretaría de Medio Ambiente del DF no reacciona ante un caso tan grave de contaminación? Y por último, lo más preocupante ¿por qué los capitalinos toleramos a un gobierno que permite que la gente respire porquería y media, con graves afecciones a la salud de todos?


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí