El voto y el Constituyente

0
499

Hoy se eligen a 60 de los 100 diputados que estarán a cargo de aprobar la primera Constitución de la Ciudad de México.

Hoy los ciudadanos tienen la oportunidad de definir el futuro y rumbo político-social que la Ciudad de México habrá de tomar.

Hoy se eligen a 60 de los 100 diputados que integrarán la Asamblea Constituyente, y que estarán a cargo de revisar, modificar y aprobar la primera Constitución de la Ciudad de México.

Hoy los capitalinos estamos haciendo historia. Eso es innegable.

A lo largo de un mes y medio los candidatos –independientes o postulados por partidos políticos– llevaron a cabo campañas para informar a los ciudadanos en busca de obtener su voto.

-Publicidad-

Ideas y proyectos tan bien definidos como revocación del mandato, plebiscito, respeto a los derechos humanos contrastaban con las clásicas y arraigadas estrategias clientelares y gansteriles como el reparto de tinacos, despensas y dinero a cambio del voto. Acciones de aquellos incapaces de convencer con las ideas y con las propuestas.

La compra del voto como muestra de la naturalizada y equivocada idea de una autocracia populista. La descalificación entre quienes surgieron de un mismo partido y sus ambiciones los separaron.

La campaña negra como estandarte de la conducta política de quienes carecen de estrategias democráticas.

No obstante todo lo anterior, estamos frente a la culminación de un esfuerzo de décadas para consolidar un proceso demócrata, añejamente negado a la ciudad, con lo que abonamos a la madurez de nuestro estado.

Sin embargo, en el ambiente se percibe que a los ciudadanos les tiene sin cuidado la jornada electoral de hoy, por lo que un escenario de casillas vacías es muy probable motivado por la falta de ideas, por la falta de identificación con las propuestas o por el puro desinterés.

Un hecho es innegable: sin la participación de los ciudadanos, la victoria democrática que representa la Asamblea Constituyente y la Constitución de la ciudad merman en su alcance.

La decisión es de todos y cada uno de los habitantes de la Ciudad de México.

Las opciones y sus ideales están plasmados en la boleta que los ciudadanos podrán tener hoy en sus manos.

Sin importar la opción que elijan, sin importar las siglas con las que se identifiquen, sin importar si optan por el o la candidata independiente; el principio rector de las democracias modernas radica fundamentalmente en la elección de los representantes sociales.

Participemos en la consolidación de la primera fase de este esfuerzo –la segunda vendrá con la aprobación de nuestra Carta Magna– que definirá la corrección del funcionamiento democrático en nuestra ciudad.

Hoy hacemos historia. Hoy tenemos la oportunidad de dar un segundo aire a nuestra ciudad, un nuevo giro a nuestra democracia.

Hoy salgamos a elegir quiénes integrarán la Asamblea Constituyente.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí