El nuevo fracaso

0
372

En el fondo, todos lo sabíamos: el semáforo epidemiológico en verde era una mentira, una pantalla creada sólo para influir en las tendencias de voto en junio —y ni para eso les sirvió—.

Ni las mentiras ni las simulaciones creadas por Claudia Sheinbaum pudieron ocultar la verdadera cara de la pandemia por covid-19 en la Ciudad de México. Estamos en pleno repunte por una tercera ola que ha llevado al incremento de las hospitalizaciones, lo cual ni siquiera la jefa de Gobierno puede seguir omitiendo.

El viernes pasado (N.E. 16 de julio), ante una realidad aplastante, el gobierno tuvo que retractarse y tragarse sus propias palabras.

El semáforo regresa a naranja —previo a las semanas que estuvo en amarillo—, pues el incremento en los contagios no cesa ni lo hace tampoco el aumento en las hospitalizaciones, que se ubicaban en cerca del 63 por ciento de su capacidad.

-Publicidad-

Este nuevo retroceso sólo deja en evidencia el fracaso rotundo en el manejo de la pandemia. Estamos en manos de demagogos que han usado la enfermedad para sus fines mezquinos. No les importa la salud de los ciudadanos, mucho menos el incremento de las hospitalizaciones y ya no se diga los decesos.

  • Sin embargo, he aquí la paradoja. Tanto el Estado de México como la capital del país regresan al semáforo naranja, ¡pero nada cambia!

No se suspenden actividades públicas, no hay restricción a la movilidad, no hay reducción de aforo en lugares cerrados. El cambio a semáforo naranja es únicamente de buena voluntad, una declaración a medios que, sobre todo, se ha convertido en objeto de burla por una jefa de Gobierno sobrepasada por una crisis que es incapaz de enfrentar por sí misma.

Busca cobijo en un Presidente que resulta ser incluso más obstinado e impertinente que ella, hablando de un regreso presencial a clases cuando es evidente que las condiciones son insostenibles y un brote entre las poblaciones más jóvenes es un riesgo latente.

  • En Reino Unido, 49% de los niños que acuden a  la escuela han tenido que ser aislados una vez por haber estado en contacto con alguien contagiado, y otro 20% ha sido aislado en al menos dos ocasiones. Mientras, en México seguimos debatiendo el regreso a las aulas.

Dice Claudia Sheinbaum que “lo mejor es seguir vacunando, vacunando, vacunando…”. Coincido con ella, aunque el punto de vista difiere. Para ella es mejor una población vacunada porque el gobierno está sobrepasado; en contraste, desde mi punto de vista, es la mejor estrategia de prevención ante un gobierno que ha demostrado con creces su incapacidad para controlar la pandemia.

Me quedo con esta conclusión: si vives en la Ciudad de México, el semáforo lo defines tú. Está claro que no podemos depender de nuestro gobierno, liderado por covidiotas, y es momento de cuidarnos nosotros mismos.

 


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario