El ejemplo de Geli

0
136

Ninguno de los que ahí laboran, cualquiera que sea su tarea, gana menos de 100 pesos diarios.

Rumania 1017, enclavado en el corazón de la colonia Portales, en la delegación Benito Juárez, es el domicilio del mundo mágico. Es imposible no encontrarlo, se reconoce desde la propia fachada, para mayores señas hay una banca verde sobre la banqueta desde donde uno puede contemplarlo.

Es lo que se dice: una auténtica casa de muñecas. Para evitar cualquier resquicio de duda de que lo es, diré que allí se encuentran Pika, Kimi, Yeye, Alison, Bubu y un millar más de personajes.

Todas las mañanas, a ese domicilio, acuden a trabajar  las y los responsables de “Fabricar Felicidad”. Así es como ellos autodescriben lo que hacen en la fábrica de muñecas Geli. Es una empresa familiar que inició en 1983. Es, quizá, la única empresa que sobrevivió los embates de todas las crisis económicas de los gobiernos priistas del siglo pasado, fabricando sonrisas.

-Publicidad-

Sin temor a equivocarse, la señora Geli, la dueña, presume que ocupan un espacio en los cientos de miles de hogares mexicanos; sus muñecas lo mismo están en manos de pequeñas niñas que en las de exigentes coleccionistas. Ninguna muñeca se parece a otra; desde el vestido y los aretes, hasta el color de las uñas de manos y pies.

Las muñecas ahora se exportan a países como Panamá, El Salvador, Nicaragua y varios más. La calidad de su producto no esconde el secreto de su éxito: la calidad humana y el cariño que sus trabajadores imprimen a cada muñeca. Es de resaltar que muchos de los empleados son personas con capacidades diferentes, pero que ninguno de los que ahí laboran, cualquiera que sea su tarea en el proceso productivo, gana menos de 100 pesos diarios.

Los legisladores del  PAN, como oposición responsable en la ALDF, enviamos un mensaje al Estado mexicano, al  respaldar y votar a favor de dos propuestas del jefe de Gobierno para avanzar en la recuperación del salario. Una,  desindexar el salario mínimo quitándole uno de sus principales lastres, y  creando una Unidad de Cuenta como medida de valor. Y la otra, por la que se reforman las leyes de Adquisiciones, de Obras Públicas y de Régimen Patrimonial del Distrito Federal, así como del Servicio Público, para crear la figura de Proveedor Salarialmente Responsable. Es decir, todo proveedor para ser contratado por el gobierno capitalino tendrá que pagar el salario mínimo adecuado a sus trabajadores.

Si el GDF comprara muñecas, difícilmente alguien podría competir con Geli, puesto que además de la incuestionable calidad de sus productos se acreditaría como Proveedor Salarialmente Responsable.

Esta fábrica es la prueba de que lo que el PAN respaldó a nivel local, y que impulsamos como propuesta propia a nivel nacional, es viable y es correcto para modificar el salario mínimo. Prueba que existen modelos de negocio con calidad internacional, que rompen el argumento de que hacer tal cosa generaría un impacto al empleo y que tendría un efecto inflacionario negativo para la economía del país, mismo con el que el PRI y su gobierno se han opuesto a reformar a nivel nacional el salario mínimo.

Nada mal estaría que aquellos opositores a dignificar el salario mínimo en beneficio de los trabajadores y de sus familias visitaran Rumania 1017. Podrían aprender con muñecas el ejemplo Geli: se puede pagar bien y seguir siendo negocio… Salud y República.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí