Debate sobre el Nuevo Aeropuerto

0
143

La semana pasada fui invitado al 5° Foro de Egresados de Ingeniería Civil en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). El tema que propuse fue la incompatibilidad de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en los terrenos de la Zona Federal del Lago de Texcoco (ZFLT) por la vocación reguladora hidrológica de esta zona que representa el último reducto de lo que fue el gran Lago de Texcoco.

La técnica y la ingeniería son fundamentales para establecer agendas de más largo plazo en los proyectos de infraestructura. Es muy común que los gobiernos en turno actúen en función de la coyuntura, el corto plazo y «pateen el bote» de los problemas que requieren visión metropolitana y de largo plazo, como ocurre en la Ciudad de México.

En mi exposición demostré con datos duros y abalados por expertos, que el objetivo original del viejo Plan Lago de Texcoco para la recuperación ecológica de la zona y su utilización como área de captación y de regulación en temporada de tormentas, está más vigente que nunca y que se debe revisar el proyecto del NAICM, ya que generará muchos más problemas y tragedias de las que se imaginan los responsables actuales, además de violar el Plan original aprobado por Decreto Presidencial en 1971.

-Publicidad-

En este mismo Foro, participó el Director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), el Ing. Raúl González Apaolaza, buen funcionario egresado del IPN, donde anunció inversiones de más de 9,000 millones de pesos en los sistemas de cimentación de las pistas del NAICM.

De acuerdo a la información con la que cuento y que se ha hecho pública, la institución responsable de resolver el complejo problema de la cimentación de las pistas, es el Instituto de Ingeniería de la UNAM (IIUNAM). Hasta el día de hoy no se ha podido resolver este dilema debido a la complejidad de los suelos de la ZFLT. Todos los especialistas en ingeniería civil saben que los suelos menos indicados para construcción son los de la ZFLT. Son suelos muy blandos que presentan hundimientos de 20 a 40 cm por año debido a su espesa capa de arcillas, con profundidades de 70 metros en promedio.

El ingeniero Apaolaza habló sobre el alto costo de la cimentación de las pistas debido a la pobre mecánica de los suelos en esta área; sin embargo, todavía no está resuelto por el IIUNAM el tipo de cimentación que se va a proponer. Se han expuesto dos teorías: una que consiste en la sustitución de materiales por las arcillas hasta cierta profundidad para garantizar hundimientos parejos; y la otra, utilizar un sistema de «pilotaje» a lo largo de toda la estructura de las pistas. En los dos casos, estamos hablando de inversiones descomunales que se van a requerir únicamente para la cimentación. Cualquiera de las dos «soluciones» pueden resultar mucho más costosas que construir el NAICM completo en Tizayuca.

El Lic. Manuel Ángel Núñez Soto, Director General del GACM, empresa responsable de la construcción del NAICM, siendo Gobernador de Hidalgo promovió la construcción del NAICM en su estado, justamente en terrenos de Tizayuca. Su antecesor, Jesús Murillo Karam, había consolidado una amplia reserva territorial para este proyecto. Tiempo después, Núñez Soto contrató a la empresa Aeropuertos de París para que elaborara el proyecto ejecutivo del NAICM.

Trasladar el proyecto a Tizayuca es factible ya que se tiene la reserva territorial y un proyecto de ingeniería básica. La maqueta de Norman Foster y el proyecto ejecutivo que ya se está elaborando, también pueden considerarse para otra ubicación. Entonces, ¿por qué insistir en construirlo en una zona inapropiada, donde además queda ya demostrado que solo el costo de la cimentación, tanto de las pistas como de los edificios y otras estructuras, puede ser más caro que el proyecto completo en Tizayuca?

Quienes proponemos alternativas para el NAICM, no estamos en contra de un nuevo aeropuerto y mucho menos pensamos en que fracase una obra de infraestructura de esta magnitud; por el contrario, buscamos el éxito del proyecto y creemos que la Ciudad de México requiere de un segundo aeropuerto internacional. Sin embargo, toda la información técnica que hemos analizado demuestra la incompatibilidad del proyecto del NAICM con la vocación ecológica y reguladora de lluvias de la zona federal de Texcoco.

Considero que debe haber un debate mucho más profundo sobre este importante proyecto antes de tirar miles de millones de pesos a la basura y poner en grave riesgo de inundación a toda la Ciudad.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí