Covid-19, primera causa de muerte en México en primer semestre de 2021

0
335
Muertes, Covid-19

En medio de la errática estrategia de salud del gobierno de la 4T, de enero a junio de 2021, el Covid-19 fue la primera causa de muerte en México, con un acumulado de 145 mil 159 defunciones por esta causa, encima de otras causas como enfermedades del corazón, que acumularon 113 mil 899 decesos o la diabetes mellitus, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El pico de fallecimientos por Covid-19 se alcanzó entre la segunda y sexta semana epidemiológica en el país y afectó principalmente a personas de entre 63 y 64 años, preferentemente en hombres (89 mil 716 defunciones) que entre mujeres (55 mil 437 defunciones), entre enero y junio del año pasado.

El conteo del Inegi se basa en la emisión de actas de defunción otorgados por el registro civil y los servicios médicos forenses, así como cuadernos estadísticos de las agencias del ministerio público.

En el primer semestre de 2021 se registraron preliminarmente 579 mil 596 defunciones, 110 mil 312 casos más que ocurridas en el mismo periodo de 2020, en un conteo que se denomina “exceso de mortalidad”.

-Publicidad-

Según el Inegi, enero de 2021 fue el mes con mayor número de defunciones (28.1%), seguido de febrero y marzo con 19.9 y 16.1%, respectivamente.

La escalada de Ómicron en el mundo y el uso responsable de las pruebas

Aunque la cepa Ómicron del coronavirus ha comprobado ser altamente contagiosa, afortunadamente es mucho menos letal que la Delta, en tanto que las vacunas han sido eficaces para reducir los daños a la salud. Sin embargo, el número de contagios es el más alto que se ha visto en más de dos años de pandemia.

Sin embargo, en México, entre el 25 de diciembre y el 8 de enero se realizaron 934 mil pruebas de detección del virus. Detrás de ella, en México, el momento en que se han aplicado más vacunas fue durante la tercera ola de contagios, particularmente en la segunda quincena de agosto, con 650 mil pruebas.

Además, millones de pruebas rápidas caseras se han utilizado cada vez con más frecuencia y se pueden adquirir en cualquier farmacia. Sin embargo, los contagios identificados de esta forma no se registran en los números de la Secretaría de Salud. Esta altísima disponibilidad está provocando severas afectaciones a la confiabilidad de los casos confirmados en todo el mundo.

Otro problema es la indiferencia de los gobiernos locales y federales de suministrar de pruebas confiables y accesibles a la población. Por ejemplo, con las declaraciones de la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, quien dijo: si tiene síntomas, no se haga la prueba, asuma que está contagiado y aíslese en su casa, (algo que de paso, ayuda a no saturar los hospitales públicos).

En países como EEUU, epidemiólogos reconocidos como Luciana Borio, David Michaels o Ezekiel Emanuel, urgieron al presidente Joe Biden a reconocer «una nueva normalidad» en la que se cuide a los más vulnerables sin interrumpir la vida de los sanos y vacunados para así evitar el estancamiento en un «perpetuo estado de emergencia».

Con estas circunstancias, en realidad es complicado saber realmente las dimensiones de contagios y defunciones por la pandemia.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario