Aristegui: Periodismo incómodo y necesario

0
203

Llama la atención el cese fulminante de dos integrantes del equipo de Aristegui que habían investigado casos delicados.

No cabe duda que Carmen Aristegui siempre ha sido una mujer polémica con la que no es fácil permanecer indiferente, sobre todo para quienes forman parte de la élite del poder y han sido objeto de sus implacables investigaciones periodísticas.

Sería imposible hacer un recuento de todos los temas relevantes que hemos podido conocer a través del espacio noticioso de Aristegui, pero recuerdo por ejemplo la entrevista a los hijos de Maciel, los cuestionamientos sobre el estado de salud del ex Presidente Felipe Calderón -que derivaron en su despido y posterior reincorporación a MVS ante la presión de la opinión pública-, los señalamientos en contra del entonces dirigente del PRI en el DF por comandar una red de prostitución, y por supuesto las revelaciones sobre las casas de la esposa de Peña Nieto y del secretario de Hacienda así como sus vínculos con Grupo Higa que han tenido un impacto brutal en los niveles de credibilidad de este gobierno.

Como es natural, las opiniones en torno a Carmen son muy diversas y aunque tiene un número muy importante de seguidores que han colocado a su programa de noticias como uno de los más escuchados en México, también hay a quienes no gusta su estilo, la consideran tendenciosa o simplemente la descalifican por sus afinidades políticas.

-Publicidad-

Pero independientemente de filias o fobias no se puede negar que aunque incomoda -o quizá precisamente por ello-, se trata de una de las periodistas más importantes e independientes de nuestro país que siempre ha combatido cualquier intento de censura, por lo que es difícil de aceptar que su salida de MVS se circunscribe a un mero conflicto laboral como se ha empeñado en afirmar la empresa.

Es cierto que hasta el momento no se han presentado pruebas que acrediten que la rescisión contractual fue consecuencia de presiones políticas y por tanto se trata de un atentado contra la libertad de prensa; sin embargo, tampoco debemos pasaron alto el contexto en que se dio.

Llama la atención el cese fulminante de dos integrantes del equipo de Aristegui que habían investigado casos delicados que involucraban a altos funcionarios del gobierno Federal, por el sólo hecho de usar el nombre de MVS en la plataforma Mexileaks (creada para denunciar la corrupción) siendo un asunto que podía haberse resuelto de otra manera.

Esperemos que conforme pase el tiempo vayan surgiendo mayores elementos que permitan hacer una valoración objetiva de este lamentable episodio que ha trascendido fronteras, pero por lo pronto una vez más queda de manifiesto el apoyo y solidaridad con Carmen Aristegui -cuya historia está muy lejos de llegar a su fin-, así como la preocupación reiterada ante el posible regreso a las épocas autoritarias del PRI.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí