‘Anatomía de la corrupción’: los aportes

0
139

La corrupción se manifiesta en nuestro país, por todas partes, todos los días: en el taxi pirata, en el título profesional falso, en la violación de uso de suelo, en las carreteras mal hechas, en el desfalco de la Hacienda Pública. Líderes políticos, jueces, policías, empresarios y, también, ciudadanos envueltos en una telaraña que nos impide ser un país que avance como podríamos, hacia el desarrollo.

A pesar de que la corrupción es un fenómeno muy extendido, falta mucho profundizar en el estudio de sus causas, los factores que permiten que se extienda, sus mecanismos de operación y el impacto negativo que genera para crear mejores políticas para su control y disminución.

Por eso es que resulta muy relevante y oportuno el libro Anatomía de la corrupción de la reconocida politóloga María Amparo Casar, que hace poco fue publicado por el Instituto Mexicano para la Competitividad y el Centro de Investigación y Docencia Económicas.

-Publicidad-

La autora aporta una nueva lectura a los principales indicadores que existen en materia de percepción de la corrupción e insiste en la importancia de no quedar rezagados en su combate frente a los principales competidores económicos de México. Ir ganando o perdiendo la batalla es un factor decisivo para los inversionistas. El libro muestra datos contundentes sobre la pérdida de empleos generados por la corrupción; la baja en el PIB y en la productividad, y el aumento de la pobreza y la pérdida de bienestar. A la vez, demuestra la correlación que existe entre este fenómeno y la desconfianza en las instituciones y en la representación democrática.

Un aporte muy significativo del estudio es la comprensión de la corrupción como un fenómeno sistémico que tiene que ser atacado de la misma forma, es decir, a través de un sistema que articule todos los esfuerzos institucionales, ya que, como ha sido evidenciado por décadas, no hay agencia aislada que pueda contrarrestarla. Sin embargo, además de la articulación se requiere mejorar los mecanismos de rendición de cuentas y reducir la impunidad. Éste fue el objetivo de la muy comentada reforma constitucional que crea el Sistema Nacional Anticorrupción, aprobada recientemente por el Congreso.

Si bien está el camino trazado, lejos estamos aún de ver al sistema en acción. En un año debemos aprobar dos leyes generales nuevas y tres reformas a leyes existentes, además de discutir el paquete de reformas penales complementarias y la eliminación del fuero. Después tendremos que armonizar alrededor de 14 leyes más. Una de las aportaciones de Anatomía de la corrupción a este proceso será el haber alertado que, aun siendo México parte de tres convenciones internacionales anticorrupción, no se han generado los mecanismos institucionales para su cumplimiento, lo cual podemos corregir en esta etapa de diseño de nuevas leyes y reformas.

El libro de la doctora Casar nos deja lecciones importantes como la necesidad de seguir estudiando la complejidad del fenómeno; lo necesario es que todos comprendamos que al entrar en el juego de la corrupción no sólo pisoteamos la ética, sino que comprometemos el futuro, y que sólo concatenando esfuerzos públicos y privados será posible reducir este cáncer que impide que nuestro país despegue. A mí, en lo personal, la lección más valiosa del libro es que aunque la corrupción es, sin duda, nuestra Hidra de Lerna, hay en cada uno de nosotros un Heracles capaz terminar con ella.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí