Alonso Lujambio, constructor de instituciones

0
241

Como funcionario y como académico su preocupación central fue mejorar el quehacer político: el desempeño del Poder Legislativo…

Alonso Lujambio fue un “mejorista” en el más digno y valioso sentido del término.

Javier Garciadiego

 

-Publicidad-

México vive horas grises, cargadas de incertidumbre, de confusión y de temor. La violencia es falla de la política; se deteriora la convivencia que esta debe consolidar. Y darle calidad a la política fue la preocupación fundamental de Alonso Lujambio. De eso trata el libro coordinado por Horacio Vives con varios ensayos analizando su pensamiento como constructor de instituciones.

Como funcionario y como académico, su preocupación central fue mejorar el quehacer político: el desempeño del Poder Legislativo, al que dedicó diversos ensayos; los gobiernos divididos, en virtud de la transición democrática; la rendición de cuentas como responsabilidad central del servidor público; los partidos políticos como instituciones organizadoras de la voluntad ciudadana; la implementación de una buena política educativa y, fundamentalmente, la autoridad moral y calidad humana del político.

Alonso estudió a distintos personajes, empezando por algunos de sus antepasados. Entre ellos, Manuel Eduardo de Gorostiza, autor en el siglo XIX de un texto de enorme vigencia, denominado Cartilla política, sobre la vinculación de la política y la ética.

Me detengo en su estudio de dos mexicanos ejemplares: Efraín González Morfín y Adolfo Christlieb Ibarrola, autores de la proyección de los principios de doctrina panista de 1965. Esta proyección, según Lujambio, supuso “un giro ideológico en cuestiones socioeconómicas con dirección al centro del espectro ideológico y, a la vez, un giro político hacia una clara definición liberal democrática”. Del primero escribe: “Su vida nos convence de que la política puede ser una actividad digna porque actuó con carácter y con arrojo, con estatura intelectual y moral”.

Su ensayo El dilema de Christlieb es uno de los mejores textos sobre Acción Nacional. Este dirigente le imprime vocación de poder al partido al dialogar por primera vez con los gobernantes y alcanzar los primeros acuerdos hacia la transición democrática. Como bien lo expresa Carlos Castillo Peraza, el PAN dejó de ser el Pepe Grillo de Pinocho, señalando las mentiras y fallas del sistema, para asumir responsabilidades en el ejercicio del poder. Christlieb fue el mejor teórico para entender plenamente el papel ético-político que debe desempeñar un partido de oposición. Con él se dan triunfos importantes como las alcaldías de Hermosillo y Mérida.

De este estudio hay algo de enorme vigencia para la clase política actual: los testimonios que Lujambio rescata del valor y el coraje para enfrentarse a Gustavo Díaz Ordaz y a Luis Echeverría después del movimiento de 1968 y del fraude electoral de 1969 en Yucatán. Ahí está lo más importante del hombre público: su capacidad de respetarse a sí mismo y de no ceder en principios fundamentales; de cotejar permanentemente lo que se piensa y lo que se hace. Destaco una espléndida reflexión de Ortega y Gasset, citada por Lujambio: “La vida humana es drama. De donde se sigue que no hay historia bien planteada metodológicamente si no se descubre el argumento dramático que va dentro de ella y le proporciona su viviente y orgánica tensión”.

Lujambio, digno discípulo de Juan Linz, entendió a cabalidad la importancia del institucionalismo y le agregó la cualidad indispensable para su buen desempeño: la conducción de instituciones por hombres honestos e íntegros. Sin ella, no se pueden alcanzar los fines de la política. Ese es el reclamo hoy a los hombres del poder. Se ha agotado una forma de hacer política. Requerimos de actitudes y de un discurso que ayude a la comunicación entre gobernantes y gobernados: respeto a la verdad y fin de la simulación.

Lujambio exigía y proponía una política de la civilidad. Repetía con frecuencia: “Deja que la política fluya”. Evidentemente se refería a la buena política, esa es la mayor exigencia hoy en día.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí