Tú eres peor que yo

0
219

El próximo 7 de mayo, exactamente un mes antes de los comicios federales y locales en México, los británicos irán a las urnas para renovar los 650 asientos de la Cámara de los Comunes.

Provoca envidia una somera revisión de las discusiones en la campaña —que, por cierto, durará sólo 38 días—. Uno de los momentos estelares de las elecciones generales en el Reino Unido ocurre cuando los partidos dan a conocer sus “manifiestos”, como se conoce, desde 1900, el pliego de ofertas al electorado. Los de esta campaña se hicieron públicos la semana pasada.

Digo que da envidia porque el debate se ha centrado en temas relevantes: el tamaño de la deuda pública, la inmigración, los programas sociales, la política de vivienda, la integración europea… Por supuesto, no han faltado los analistas británicos que critican la discusión llamándola “vacía” e “irrelevante”, pero eso es quizá porque no conocen el paupérrimo nivel del debate político que evidencian las actuales campañas en México.

-Publicidad-

Diga usted un solo tema de fondo que mueva la actividad proselitista en este país. Yo no encuentro más que uno: la propuesta del PAN, acompañada por el PRD, de echar abajo la Reforma Fiscal. Fuera de eso, las campañas están para llorar: candidatos con cumbias o que bailan en los mítines, y acusaciones de estilos de vida suntuosos y de presuntos actos de corrupción, aderezadas con palabras altisonantes.

Hay quien llama a eso “contraste”.

Y en cierta forma lo es. La estrategia de los partidos es hacer ver al contrincante como una peor versión de sí mismos. Pero ¿qué les queda, si todos han sido tocados por conductas reprobables y hasta ilegales de sus miembros?

Me dio risa, francamente, que Morena se abstuviera de participar en el encuentro de los partidos del lunes pasado, organizado por el INE, para dar a conocer sus plataformas electorales.

Según el títere que actúa como su “presidente” —todos sabemos quién es el líder real, pues los espectaculares se encargan de recordar que “AMLO es Morena”—, el Movimiento Regeneración Nacional no se quiere juntar con los demás partidos para que no se piense que es igual que ellos.

Si es así, entonces que renuncie a las prerrogativas que pagamos los contribuyentes, y con las que el partido compra las camionetas en las que se mueven sus integrantes, entre otras cosas. Eso sería una señal de que Morena no es igual.

En realidad, las diferencias son nimias.

Parte de la discusión se ha centrado en las estrategias proselitistas del Partido Verde, las cuales ya le han costado multas impuestas por el INE.

Pero el cochinero verde ha sido la coartada perfecta para los demás. Como nadie es peor que el PVEM, los otros quedan a salvo del escrutinio. Imagine que le quitaran el registro al Partido Verde. ¿Qué sucedería con las prerrogativas de las que actualmente dispone? ¿Se usarían para construir escuelas o dar becas a los hijos de madres solteras? No: se las repartirían entre los demás partidos.

Acusar al de enfrente de ser corrupto ha sido la estrategia de los partidos para esconder su propia cola. Es el equivalente del grito de “¡al ladrón!”.

Empecé esta entrega de la Bitácora hablando de la política británica. Allá también hay corruptos. Recientemente varios parlamentarios han sido exhibidos por sus gastos ilegales. Incluso la ministra de Cultura tuvo que dimitir por ello el año pasado.

¿Cómo logran allá que la campaña gire en torno de temas reales, que importan a la gente?

Antes que nada, por una larga tradición democrática. Pero ésa no se importa del extranjero. Se genera cuando una sociedad participa, se involucra en la discusión de los temas de interés público.

Estamos a 45 días de las elecciones. ¿Cuántos mexicanos saben en qué distrito viven y quiénes son los candidatos que buscan representarlos? Más aun: ¿cuántos mexicanos han buscado a sus candidatos para decirles qué esperan de ellos, para estar seguros que atenderán los problemas que existen en su colonia y su municipio?

Mientras menos gente se involucra, los políticos están felices. No tienen que responder a demandas reales. Les basta con decir que el otro es peor que ellos, y ya.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí