Tiempo para el PAN

0
195

Durante los últimos años hemos sido testigos del debate interno que ha sostenido el Partido Acción Nacional en la búsqueda de los elementos necesarios para la construcción de una nueva plataforma que represente los verdaderos intereses de la ciudadanía, una opción joven, moderna y transformada con soluciones a los problemas que actualmente enfrenta el país.

Luego de las elecciones del pasado junio, Acción Nacional se encuentra frente a una inminente etapa de renovación que comienza con la elección de un nuevo dirigente nacional, el cual será el encargado de unir al partido, darle fuerza y contribuir a la historia que hace el PAN desde gobiernos responsables y transparentes. Para ello, la militancia se enfrenta a la tarea de decidir cuál de los dos candidatos, hasta ahora públicos, será la mejor opción para Acción Nacional y su futuro político. El proceso de decisión para el militante panista, comienza mucho antes de llegar a una casilla a emitir su voto, comienza con la construcción de un vínculo directo con el candidato, una campaña de meses de diálogo, conocer intereses, opiniones y necesidades.

Las campañas internas panistas se han caracterizado por el tiempo que se invierte para contactar a la militancia, un trabajo que, de tomarse a la ligera y por capricho, puede resultar dañino para el candidato, el partido y la militancia. Un proceso como el que se ha comenzado dentro del partido requiere respeto, el aventurarse a iniciar una campaña sin un trabajo previo más que la simple intención puede resultar en no sólo una derrota al volverse casi imposible llegar a la meta. Este trabajo a tiempo se vuelve fundamental al momento de  buscar las firmas, señal de confianza y apoyo hacia el representante que se ha ganado la confianza. Las firmas que tiene que recabar cada candidato, constituyen el primer esfuerzo de los mismos para demostrar su liderazgo, su capacidad de convocatoria, convencimiento y fuerza para unir en un solo proyecto el apoyo de los miles de militantes que creen en esa propuesta. La recolección de firmas, una tradición panista, es la muestra más fiel de lo que puede hacer el candidato como futuro dirigente nacional cuando se trata de unir fuerzas y congregar voluntades hacia un mismo fin. La construcción de estructuras, la convocatoria de fuerzas, la aprobación de un grupo importante de panistas, es trabajo que requiere tiempo, dedicación y vocación .

El trabajo de los panistas y liderazgos involucrados en tan importante tarea consiste en recorrer estados, municipios y localidades en búsqueda del apoyo de la militancia, estableciendo un vínculo directo con cada panista, es por ello que el querer lograr este objetivo en un corto plazo resultaría casi imposible, pues se estaría forzando la voluntad de cada panista. Esta tarea, que requiere de extrema responsabilidad, es el primer reto que tienen que enfrentar y superar los candidatos con total honestidad.

-Publicidad-

Y es que el PAN necesita a un dirigente nacional que pueda dar paso a la nueva etapa política y ciudadana de Acción Nacional, un partido que debata abiertamente sobre su futuro, que construya de la mano de los ciudadanos nuevas propuestas e ideas que reflejen el camino que seguirá el PAN luego de los resultados de las elecciones anteriores.

El PAN necesita ideas frescas, que apelen a un sector demográfico creciente, la juventud. Un PAN progresista, que entienda los cambios generacionales que les dé espacios a las nuevas ideas, un lugar donde los jóvenes pueden acceder al poder y a partir del cual puedan generar un cambio dentro del país. Un PAN que sepa escuchar a su militancia y también a sus liderazgos, que aprenda de los errores y aproveche su experiencia.

El valor de escuchar y buscar consenso, contrario a la propuesta de una rebelión, consiste en saber lo que el PAN necesita y lo que su militancia lleva pidiendo desde hace un tiempo. Esta elección es la oportunidad para darles a los panistas lo que realmente esperan de un dirigente, un rumbo claro con las razones y herramientas adecuadas.

Los retos que se aproximan son importantes y el PAN necesita un dirigente a la altura de tales tareas, un presidente comprometido con la unión del panismo. El próximo año se renovarán 12 gubernaturas y después de ese proceso, el PAN debe construir una candidatura fuerte para 2018. Los años que vienen en preparación a la renovación de la Presidencia de la República, son el espacio para que la dirigencia se manifieste como verdadera oposición, es la oportunidad de ser una verdadera voz de los ciudadanos, un verdadero líder.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí