Temas no abordados en campaña

0
283

Tras los resultados obtenidos el pasado 5 de junio, luego de su revisión y análisis, así como las protestas propias –dentro del muy mexicano derecho al pataleo–, conviene dar un vistazo a los temas que no fueron abordados en las campañas electorales, lo que nos ayudará a entender mejor que fue lo que pasó en dicha jornada en busca del sufragio ciudadano.

¿Algún olvido?

Varios fueron los temas que no aparecieron en las pasadas campañas electorales a pesar de su importancia social, pues al contar con un asunto que centrara la atención y motivara la participación en las urnas, no hizo falta que algunas cuestiones fueran incorporados a los planteamientos que hicieron los candidatos.

-Publicidad-

 

         Si bien para algunos no es necesario contar con un amplio catálogo de propuestas dirigidas a los ciudadanos –algo que no se recomienda en comunicación política–, si llama la atención que en algunas entidades aspectos como el medio ambiente –que es parte de las inquietudes cotidianas de la sociedad– no fueran aludidos en las campañas y, más bien, pareciera que se reconocía que no había propuestas en este ámbito.

Así, encontramos que lo relativo al medio ambiente no fue parte de las propuestas de campaña, en especial en la Ciudad de México, en donde ya es asunto de salud pública e involucra a otros temas como transporte público, incentivos para la venta de autos nuevos, infraestructura vial y ha sido motivo de reclamos hacia las autoridades.

Las fuerzas políticas estuvieron más entretenidas en recurrir a los cuerpos femeninos para atraer a los votantes, como en el caso de Nueva Alianza; pelearse por el patronímico de los habitantes de la urbe –mexiqueños en la propaganda de Movimiento Ciudadano o chilangos como en la del PRD–, o ser demasiado discretos como en el resto de los institutos políticos que compitieron en la capital.

Asimismo, el empleo no estuvo presente en las actividades proselitistas pese a que existen millones de mexicanos que continúan en la búsqueda de una fuente de trabajo. Si en la campaña presidencial de 2006 fue uno de los ejes principales del candidato ganador –aunque después olvidara este tipo de promesas–, ahora no hubo sino pocas menciones o propuestas para generar nuevas plazas laborales.

Esto nos habla de que en determinados momentos, motivados por alguna coyuntura, los ciudadanos pueden dirigir su atención y esfuerzos hacia una idea que los haga coincidir en un punto, como fue el pasado 5 de junio con la lucha anticorrupción y el castigo que deberían recibir algunos mandatarios señalados por este tipo de actos.

También fue evidente que públicos específicos, como pueden ser los jóvenes o los adultos mayores, no recibieron atención tan amplia como en ocasiones anteriores en que los candidatos se montan en propuestas dirigidas hacia ellos para reforzar sus respectivas campañas.

Algunos dirán que el tema de la propuesta que el Presidente Peña Nieto para que sean reconocidos en el ámbito federal los matrimonios igualitarios, puede contradecir lo anterior, pero sólo en una entidad se aludió a que esto influyó en la decisión del voto, aunque también es evidente que en la Ciudad de México –la región en donde este tipo de ejes es más comentado– no ayudo al partido del cual provino esta iniciativa.

         Siguiendo con esta línea, pese al debate previo que motivo el contenido, tampoco se presentó entre las propuestas o ideas que propusieron los abanderados partidistas el argumento de la legalización de la marihuana, también motivo de una iniciativa presidencial y bandera de varios activistas que razonan su impacto no sólo en lo de salud pública sino en el campo de la seguridad pública y la justicia.

         Finalmente, el rumbo que en materia económica tiene el país no fue motivo de debate ni de planteamientos que reconocieran la necesidad de cambiar el modelo para generar y repartir mejor la riqueza nacional. Es cierto que se trató de elecciones locales, pero el impacto que puede tener una discusión de esto en el contexto de unos comicios puede ayudar a que algunos ciudadanos determinen el sentido de sus votos, pero de nueva cuenta este tipo de controversias quedaron marginadas por las acusaciones entre candidatos y las promesas de cárcel para ciertos gobernadores.

         Revisar que temas no se tocaron y cuáles fueron los que convocaron a los ciudadanos a las urnas, puede ser un ejercicio muy interesante en la búsqueda de conocer mejor al votante mexicano y la forma en que los partidos planean y desarrollan las campañas electorales. La experiencia 2016 nos indica que pesó más la corrupción y la necesidad de castigar a los señalados que asuntos que cotidianamente son preocupación de las personas. ¿Cuál será el tema en 2018?

Del tintero

Circula en redes un chiste que resume muy bien uno de los efectos –y al principal afectado– de los resultados del 5 de junio:

“Fue detenido el líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, hoy por la mañana en el restaurante El Cardenal de la capital del país. Testigos afirman que el político mexicano montó inexplicablemente en cólera contra un mesero del establecimiento y lo golpeó hasta dejarlo casi inconsciente. Los mismos testigos explicaron que el mesero tan sólo se acercó al iracundo comensal y tranquilamente le preguntó:

– Señor, ¿todo bien, quiere más pan?”

 

Twitter: @AReyesVigueras


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario