Se va Chabelo. ¿Qué sigue?

0
193

Las desgracias nunca vienen solas, decían las tías. Como si no estuviera negro el panorama, como si no hubiera un ambiente de zozobra y aflicción, ahora se posa sobre nosotros la nube oscura de la desgracia, la tormenta de la desazón, el granizo de la soledad: Chabelo deja su programa.

Esta información —no confirmada, pero tampoco desmentida, lo que permite, según prácticas del periodismo nacional, tomarla como un hecho— surca las redes sociales en vuelo imparable. ¿Es así como acaba todo? ¿Con un anuncio no confirmado, como si se le escondiera la mala noticia al niño —en este caso: Chabelo, infante inmortal y mexicano universal—?

Nos hemos hecho viejos viendo a Chabelo, es el símbolo de la permanencia, el testigo mudo pero omnipresente de nuestra historia. No hay quien se pueda ver en el espejo de Chabelo, es él quien nos ve a todos, quien conserva el alma de niño, el que se sube a la avalancha, el que regala los Kranky, el hombre que cataficció su juventud a cambio de la infancia eterna con el diablo o con Manlio, vaya usted a saber. Ahí están las fotos: Chabelo en el diluvio universal, Chabelo al lado de la silla presidencial con Villa y Zapata, Chabelo en la expropiación petrolera, Chabelo en el ferrocarril, Chabelo en el mundial… incansable personaje de la historia.

-Publicidad-

Están mandando al diablo a las instituciones. Uno entiende que quiten a la Señorita Laura de su programa: gente nauseabunda hay en todas partes y no se requiere traer de otro país a alguien para destapar basureros y armar espectáculos de degradación humana. Basta con ir a un congreso del PRD, por ejemplo, a una reunión con los del Verde o ver un spot de Ricardito Anaya. Pero Chabelo que es el niño que fuimos y no volveremos a ser, el que nos hizo disfrutar a nosotros, a nuestros hijos y generaciones enteras, que lo quiten a él es imperdonable. Solo el PRI ha estado más presente en la vida pública que el niñote de la tele. Ese es su tamaño y su influencia. Además de Chabelo, ¿qué otra cosa han visto en la tv por más de 47 años? Nada, nadie.

Programas vienen, programas van, pero solo Chabelo permanece. Hasta ahora que, sin duda alguna, la mafia del poder ha decidido arrancarnos la alegría del alma, la sonrisa de la boca, despojarnos del pequeño infante que quedaba en nosotros. ¡Cuánto sadismo en una decisión! ¡Qué manera de mostrarse desalmados! ¿A dónde quieren llegar? ¿Qué quieren de nosotros? ¿Acaso impondrán a Aurelio Nuño en su lugar nada más porque va a todas la escuelas a los honores a la bandera? ¿Nos van a hacer eso? ¡No pasarán!

Esto no quedará impune. El pueblo no es tonto. Tonto es el que cree que le pueblo es tonto. Y todos sabemos qué es lo que pasó con Chabelo. Son decisiones de los poderosos. A alguien muy arriba le molestó lo que hacía, los concursos que organizaba; quizá alguien que tuvo una infancia desdichada y ahora busca la venganza generalizada. Empezaron con Aristegui, ahora vienen por Chabelo, desmantelan las libertades, nos arrojan al sótano del silencio y la desesperanza. ¿Qué sigue? ¿Cuántos más Peña Nieto, cuántos más?


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí