Se puede un mejor México

0
187

Todos deseamos un mejor México para nosotros y para nuestros hijos. Cada uno supuestamente trabaja con tesón cada día para lograr ser un poco mejor y conseguir, al menos ser parte de ese país mejor. Mientras unos se preparan para saber más y poder aprovechar oportunidades de empleo, otros invierten en empresas para crear puestos de trabajo a través de obstáculos esperados como conseguir financiamiento, atraer clientes y formar un equipo de trabajo. Pero como no todos tuvieron oportunidades, y antes que vivir aprovechando el trabajo de los demás en el delito o la corrupción, los más decididos buscaron su mejor futuro fuera del país, especialmente en Estados Unidos (EUA).

Si bien pocos mexicanos se quedaron a vivir al norte de la frontera después del Plan de Guadalupe-Hidalgo, debido a la oferta de trabajo allá y a los conflictos acá, para 1970 vivían al norte del río Bravo casi un millón de conciudadanos según el censo norteamericano. Desde entonces, una mayor oferta de trabajo en aquel país, aunada a las difíciles condiciones económicas y políticas del nuestro, hicieron crecer la población nacida en México a 9 millones en el 2000 y al máximo de 12.5 millones en 2007.

La población nativa de México que vive en EUA ha disminuido ligeramente, pero sumada a la de los descendientes de mexicanos nacidos allá, en 2014 llegó a 34 millones. Si bien es sólo 8.5 % de la de aquel país, y por tanto una minoría, es el 28 % del nuestro y eso hace la diferencia.

-Publicidad-

Población significativa por sí misma por su tamaño, pero también por su capacidad económica: 34 millones de personas con un ingreso promedio de 34,000 dólares al año, más del doble que el promedio en México.

Aunque este ingreso es sólo las dos terceras partes del promedio norteamericano, la población de origen mexicano ha tenido un excelente desempeño: Más de 1.6 millones cuentan con un título universitario y otro medio millón tiene maestría o doctorado; la mitad de las familias cuenta con casa propia, se han integrado profundamente en la sociedad norteamericana, y junto con el resto de la minoría latina ahora están presentes en altos puestos de gobierno, de la industria y del comercio.

Los Ángeles es la segunda ciudad en número de mexicanos tan sólo después del área metropolitana del Distrito Federal, y California, con 11.4 millones de connacionales, es hogar de más mexicanos que cualquier entidad del país excepto el Estado de México. Y la que vive en Texas es poco mayor que la de Veracruz, tercera entidad más poblada del país.

Los mexicanos que viven más allá de las fronteras conservan las costumbres del país al tiempo que han aprendido el respeto a la ley y la disciplina anglosajona. Han integrado comida, música y fiestas a la sociedad norteamericana, mientras que con su dedicación al trabajo, junto con nuestra fuerte tradición familiar, se han ganado el aprecio de todos.

Mexicanos de primera y segunda generación han logrado alcanzar altos puestos tanto en la administración pública como en empresas por su trabajo y esfuerzo, si bien falta mucho por reconocerles como bien lo señalara González Iñárritu.

Actrices y actores, presentadores de televisión, cantantes, directores de cine, músicos, deportistas, médicos, políticos notables, funcionarios públicos e importantes empresarios han destruido el estereotipo de que los mexicanos en EUA sólo se dedican al campo o a servicios elementales en restaurantes. Han sido exitosos en prácticamente todos los campos y han triunfado al mostrar que son muchísimo más valiosos, no sólo de la visión del viejo estereotipo, sino también de muchos que se quedaron acá.

¿Por qué allá personas como tantas otras como hay en México, con valores similares, con educación similar, sí han logrado mejor desempeño económico y profesional? Sin duda la disciplina anglosajona adquirida les ha ayudado, pero hay algo más. A pesar de que también allá hay grandes iniquidades, ha sido la existencia de un Estado de Derecho cimentado la que les ha permitido crecer y desarrollarse al menos al doble que quienes viven en México. ¿Podemos aspirar a mejorar al menos tanto como ellos?

Necesitamos fortalecer el Estado de Derecho en México, pero también entender que cada uno de nosotros requiere hacer un esfuerzo personal para lograr un mejor país para nosotros y para las futuras generaciones.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí