Recapitulando (Primera Parte)

0
190

 

Estamos a punto de cerrar el 2014, el miércoles es día último. Me adelanto un poquito a la celebración, y les deseo desde esta columna sabatina, que el 2015 traiga para usted y sus seres queridos bendiciones y más bendiciones, con todo mi corazón es lo que anhelo. Son momentos propicios para la reflexión, para interiorizar, pero también para mirar a nuestro derredor, porque es tan nuestro como lo que más, y no se vale asumirse en calidad de testigo de los hechos, porque esos hechos que tienen lugar en la comunidad, nos afectan, trascienden, porque ahí vivimos.

Empecemos el recuento del haber común. Tenemos demasiados ninis, jóvenes SIN EXPECTATIVAS LABORALES, muchos hasta con carrera universitaria, amén de los que no tienen ninguna, y medio leen y escriben – son reflejo fiel del decrépito modelo educativo  –  porque Dios es misericordioso, y también tenemos muchos compatriotas entre los 40 y los 50 que YA NO ENCUENTRAN COLOCACIÓN, porque según los cánones en vigor, YA ESTÁN VIEJOS. Esto no es otra cosa, que el resultado de un errado modelo económico que le ha dado en la torre a las clases medias, las ha pauperizado.

-Publicidad-

El desastre social generado por esta política, en mancuerna con la corrupción sistémica que está pudriendo a nuestro país, ha ido haciendo polvo el pacto social que mantiene unida a una sociedad. Tenemos una grave crisis social e institucional que ha acentuado la desigualdad, y es que, como dice el economista francés Thomas Piketty: “La reducción de la clase media es un riesgo para la economía y una amenaza para la democracia”.

A la clase media mexicana la han bajado, la han hecho descender… ¿En qué mundo viven los genios con doctorados en universidades de grandes vuelos que conforman el equipo de Luis Videgaray, el mismo Videgaray? Su mal nombrada reforma fiscal ha ido pulverizando a la clase media, y cuando esto ocurre, se destruyen y pierden su razón de ser años de perseverante y honorable trabajo, de pagos constantes y sonantes a la hacienda pública, ideales de superación traducidos en acciones genuinas de perseverancia y constancia no solo para darles a sus hijos mejores niveles de vida, sino para enseñarlos a luchar siempre por eso. Hablamos pues, de que se pasaron por debajo de las extremidades inferiores TODO UN ESQUEMA DE VALORES, de PRINCIPIOS, que les dieron fortaleza e inspiración a millones de mexicanos para vivir como corresponde a su dignidad de seres humanos.

Y con esto insuflaron a esa plaga maligna, con la que han mantenido postrada de rodillas a la población más necesitada de este país, que se denomina populismo, a quienes tienen convencidos que el mérito y el espíritu emprendedor no sirven para salir adelante, y que se conformen con ser pobres y dependientes de migajas, hasta la consumación de los siglos. Las mismas políticas vetustas, burocráticas y absolutamente insolidarias campean en la administración peñista. Con ellas han creado más riqueza para los que ya la tienen, que son una casta de privilegiados e incondicionales, han vuelto más pobres a quienes no conocen otra condición, y le han quitado a la clase media su papel de estabilizador y cohesionador PROBADO, para infortunio de nuestro país.

Anuncia con bombos y trompetas el presidente Peña Nieto una reforma para combatir la corrupción. Pero antes, el más gris de los poderes ABSUELVE a Raúl Salinas de Gortari, lo declara sin mácula y le devuelve lo que adquirió vía el estercolero de tranzas y raterías, al amparo de la administración del maestro de las perversiones, manipulador innato, su hermano Carlos, hoy atrás de la silla del águila, a la que volvió por sus fueros, embozado en la “tenebra” que maneja a la perfección.

Y aquí, en nuestra sufrida Coahuila, desde el Poder Judicial, se invierten recursos públicos en una  sociedad financiera popular, FICREA. ¿Cómo? ¿Por qué? 92 millones 056 mil 608 pesos DESTINADOS a “capacitación y pago de personal, ampliación de salas, compra de equipo, estímulos por desempeño, entre otros…”, reza la nota de VANGUARDIA. Se los llevó FICREA, se los ROBÓ. ¿Y qué? al cabo salieron de la bolsa de los de siempre y que se fastidien. El ínclito que decidió invertir recursos de los coahuilenses no ha dicho esta boca es mía. ¿Y qué?…

(Continuará)


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí