Prueba de congruencia

0
198

Tanto la austeridad como la transparencia no pueden ni deben ser vistas como una graciosa concesión de quienes manejamos recursos públicos. No hay marcha atrás en la Cámara de Diputados y no la habrá en el Senado de la República.

En una decisión inédita, producto del consenso de todos los partidos políticos que integran la  Junta de Coordinación Política en la Cámara de Diputados, aprobamos por unanimidad reducir gastos por 500 millones de pesos durante la LXIII Legislatura.

Pero, además, los grupos parlamentarios pedimos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que estos recursos se regresen a la Tesorería de la nación y se destinen al rubro educativo del país. Por supuesto que la decisión nos obliga hacer más con menos, bajo ninguna circunstancia podrá ser pretexto de ineficiencia.

-Publicidad-

 

Hoy sabemos que el Senado de la República en breve presentará un rediseño de su gasto que, advierte, representará ahorros reales y que se prevé cuente con el apoyo de todos los colores.

 

Ahora es turno de los congresos locales adecuarse a la exigencia del complejo panorama económico que atraviesa el país. No me queda duda que, por sus características, será cuando la congruencia de los partidos políticos sea sometida a prueba. Veremos si como a nivel federal, los locales son capaces de apretarse el cinturón.

 

Durante la VI Legislatura de la Asamblea Legislativa del DF, el PAN dio un paso al frente en materia del uso transparente de los recursos. Hicimos públicos los reportes del manejo de las prerrogativas, las declaraciones patrimoniales de los diputados que integraron el Grupo Parlamentario y el reporte anual de las auditorías externas a las que nos sometimos. Desafortunadamente fuimos la excepción. Los amarillos se resistieron, se enconcharon, y fieles a su tradición, optaron por la discrecionalidad y la opacidad.

 

Muy atentos tendremos que estar a que las fuerzas de izquierda no tengan un rostro en el Congreso federal y otro en la ALDF en donde sí son mayoría. Lo que está claro es que las medidas cosméticas ya no alcanzan, ni engañan a nadie.

 

La austeridad es mucho más que declaraciones mediáticas ligeras, como aquellas de los diputados locales electos de Morena, que pregonan que donarán una parte de su dieta y luego la repartirán.

 

Inspirador a primera vista, pero es un hecho que no terminan de enterarse que la ciudadanía no está esperando o exigiendo acciones políticas y administrativas del tipo de una caridad o diezmo. Vamos, el que quiera donar su salario, que lo haga, es la decisión personal de cada quien qué hace con su sueldo. Pero ello no resuelve el despilfarro y el exceso que las mayorías legislativas de izquierda en la ALDF han protegido: la entrega de recursos que usan de manera discrecional sin transparentar su destino.

 

No es posible imaginar lo que sería a todas luces una gran incongruencia, que mientras Morena y el PRD en las cámaras federales se suman al acuerdo y enriquecen la propuesta, ellos mismos en la ALDF se atrincheren y nieguen el paso a la austeridad y la transparencia.

 

Para Acción Nacional la congruencia en materia de austeridad y gasto eficiente no depende de las ocurrencias o de la buena voluntad de sus legisladoras y legisladores federales y locales. Nuestro compromiso con la transparencia es indeclinable, por ello, además, definimos como una política de partido que atiende el reclamo ciudadano, vamos, a todos los niveles, a transparentar el manejo del dinero para que, además, todos sepan que se emplean en tareas propias de nuestros encargos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí