¿Nueva oportunidad para el PAN?

0
178

Desde 2009 se han ido posponiendo una y otra vez la adopción de medidas de fondo que lleven a Acción Nacional a salir de la crisis.

Lo que hasta hace unos días parecía un mero trámite ante las diversas manifestaciones para que se impulsara una candidatura de unidad en la renovación de la dirigencia del Partido Acción Nacional, y el hecho de que únicamente Ricardo Anaya había expresado su intención de participar en el proceso interno, todo apunta a que se va a convertir en una contienda muy intensa -ya hemos tenido algunas muestras aún y cuando no se había emitido la convocatoria correspondiente- con la incursión del senador Javier Corral.

Tampoco se descarta que pudiera surgir un tercer aspirante, aunque hay que tener en cuenta que para poder solicitar el registro como candidato y competir en la jornada que se llevará a cabo el 16 de agosto, es necesario presentar 47,701 firmas de apoyo (que representan el 10% del listado nominal) en un plazo de 14 días y no puede haber más de 2,385 firmas en una misma entidad federativa.

Es así que por segunda ocasión en la historia del PAN, la elección del Comité Ejecutivo Nacional (presidente, secretario general y 7 integrantes) será a través del voto directo de sus aproximadamente 477 mil militantes con los retos que ello implica tanto en términos logísticos, y sobre todo para generar las condiciones que permitan que el proceso se desarrollé en un marco de civilidad y respeto.

-Publicidad-

Probablemente este sea el mayor riesgo, que nuevamente las posiciones se polaricen en esta dinámica tan costosa de reparto de culpas y ajuste de cuentas que no se ha logrado superar desde la derrota presidencial de 2012, y dejen pasar la oportunidad para abrir un verdadero proceso de discusión a partir de una dimensión histórica que trascienda la coyuntura.

No se trata de eludir el obligado análisis de los resultados electorales obtenidos el 7 de junio y de la consecuente asignación de responsabilidades, pero sería un error limitarse a ello y de hecho me parece tanto o más importante que se debata por ejemplo sobre el papel que le toca jugar al PAN en su carácter de oposición o que se revise el diseño institucional y los incentivos que, hay que decirlo, actualmente se encuentran alineados para favorecer los intereses de grupo contrario a lo que supuestamente pretendía la reforma estatutaria de 2013.

Tampoco pueden estar ausentes de la discusión las acciones a implementar para acercarse y restablecer la confianza con la ciudadanía, la definición de una agenda nacional, los criterios para la selección de candidatos y para la celebración de coaliciones, la creación de espacios de deliberación interna, la formación de cuadros así como los mecanismos institucionales para prevenir y sancionar las prácticas de corrupción de miembros del partido.

Por lo menos desde 2009 han ido posponiendo una y otra vez la adopción de medidas de fondo que lleven a Acción Nacional a salir de una crisis que conforme pasa el tiempo se ha ido profundizando. Están ante una nueva oportunidad que no pueden desperdiciar, esperemos que no se siga imponiendo la mezquindad y cortedad de miras que tanto daño le ha causado.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí