Mejor aún que dejar de votar

0
177

En redes sociales cunde el desaliento en torno al voto, así como en algunas expresiones en privado. En los distintos medios tradicionales -TV, radio, prensa- ni por asomo alguien ha abogado por no asistir a la casilla o votar en blanco, pero en el ámbito privado sí. En todo el país circulan correos a través de redes sociales que sin llamar aún al no voto, muestran los razonamientos de algunos que dicen, ya desde ahora, que no asistirán a votar o asistiendo, anularán su voto de distintas maneras.

Es importante respetar el derecho de cada quien a obrar como mejor desee, siempre que respete derechos de terceros y la moral pública. Votar es asunto de decisión personal, y el hacerlo por quien uno quiera, o no hacerlo con razones válidas, es incuestionable. Sin embargo las razones que se aducen, y sobre todo, las que dicen tener para evitar mayores males, son de las que el no voto es incapaz de remediar.

Ciertamente hay desaliento de parte de la sociedad mexicana. La economía ha estado decaída y por ello, quienes pudieran aprovechar su ingenio o sus habilidades no encuentran oportunidad de hacerlo. En los últimos treinta meses sólo el amiguismo y la corrupción han podido florecer y hacer negocio. Para complicar, también desanima que la impunidad haya prevalecido sobre la ley en los casos más publicitados.

-Publicidad-

Quienes tienen el más alto mandato popular para cumplir y hacer cumplir la Constitución han mostrado que sus intereses están por encima de la ley. Consideran que sus violaciones a normas éticas no tienen porque ser investigadas pues fueron antes de que tomarán posesión de su actual responsabilidad federal. No aceptan que su comportamiento afecta el comportamiento de todo el sector público, federal y local por igual.

La limpieza en el sector público siempre debiera comenzar como la de una escalera: de arriba hacia abajo. Si quien se encuentra en la cúspide no cumple todas sus obligaciones, ¿Cómo exigirá que sus subordinados y el resto de los servidores públicos lo hagan? Aceptar regalos fuera de la ley impide cerrar la caja de Pandora de la corrupción.

La ética (o moral) es la exigencia de un comportamiento adecuado según criterios aceptados por una sociedad. Si esos criterios se relajan por el mal ejemplo de los estratos más altos de la autoridad, la sociedad entera se degenera. Si la solución no viene de quien encabeza el gobierno, deberá entonces venir de quienes quieran exigir un mejor comportamiento.

Los que consideran no ir a votar se dicen asqueados pues en todos los partidos hay funcionarios y dirigentes involucrados en manejos dudosos cuando no plenamente ilegales. Argumentan que no van a dar su aval a comportamientos destructivos de la sociedad, y que mientras no haya un cambio drástico se mantendrán alejados de las urnas.

Pero cambiar comportamientos alejados de lo que la mayoría considera "correcto" es muy difícil que comience si la autoridad suprema está bajo sospecha. Por ello, si esa autoridad no lo hace, tenemos que impulsar a quienes sí puedan, y quieran, realizar una legislación que efectivamente sancione a quien viole la ley y termine con la impunidad.

Hay que impulsar a quienes claman por una ética estricta y que garanticen que no cejarán hasta lograr comportamientos políticos sanos que limpie la vida pública. Pero esta opción pasa por el voto, uno en el que el votante tiene que esforzarse para enterarse de las distintas opciones de candidatos, escoger al que mejor le parezca y luego darle seguimiento a su comportamiento y exhibirlo si falla. Además, para tener una voz más autorizada debe aliarse con la ONG de su preferencia, así como con reporteros que compartan sus preocupaciones, para luego alimentarlos de cualquier indicio de desvío de los compromisos necesarios.

Votar es el primer paso. Votar por el que mejor garantice resultados contra la corrupción y la impunidad -sin importar a que partido pertenecen-, pero haciéndolo para que se sienta presionado para erradicarlas. En cambio, si no se vota, se deja la solución en manos de otros, quizá no comprometidos en lo absoluto a terminar con ambos males.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí