Los Alfaques

0
155

En 1979 me encontraba en Madrid, España, realizando una especialidad en el Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (Cenim). Me llamó la atención, desde el primer día, un laboratorio de pruebas donde se encontraban grandes fragmentos de placa metálica de lo que fue el tanque de un camión (pipa) que transportaba gas LP, que había explotado el 11 de julio de 1978, cuando circulaba por una carretera secundaria, exactamente frente al campamento de playa Los Alfaques, municipio de Alcanar, provincia de Tarragona.

El espacio estaba resguardado por seguridad de la Guardia Civil y el Cenim tenía a su cargo el peritaje técnico ordenado por un juez federal, que determinaría si la causa de la explosión se debió a fallas en la construcción o en los materiales del tanque.

Desde noviembre del año pasado, cuando organizamos un evento recordando los 30 años de la explosión de San Juanico, hemos venido analizando el alto riesgo que implica para la población el mal manejo de gas LP en la Ciudad de México; después de la explosión de una pipa con este combustible en el hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, comprobamos la urgencia de este tema.

-Publicidad-

En España, aquel fatídico 11 de julio, la pipa que transportaba 25 toneladas de gas LP, salía de la refinería Enpetrol en Tarragona, con destino a Alicante. Era un verano muy caluroso y por una razón que no se pudo explicar, el chofer del camión en lugar de tomar la autopista de cuota —como estaba previsto— decidió circular por una carretera secundaria que por la hora y el tránsito hizo mucho más lento el recorrido.

A las 2:45 pm, exactamente frente al Trailer Park Los Alfaques, el camión explotó debido a una fisura en la unión de las placas del centro del tanque. Una bola de fuego envolvió al instante todo el centro turístico matando en el acto a 233 personas y dejando a 300 heridos de gravedad. El radio de destrucción de la explosión fue de un kilómetro y en los primeros 100 metros de radio, se calculó que la temperatura alcanzó los 2 mil grados celsius.

Los tanques de gas de los “campers” explotaron en cadena haciendo mucho mayor la conflagración. Personas que se encontraban incluso dentro del agua, nadando, fueron alcanzadas por la onda expansiva muriendo instantáneamente.

Aunque no era mi tema de estudio en el Cenim, estuve muy atento a las investigaciones. Las conclusiones después de varios meses de trabajo fueron las siguientes: la calidad del acero, los espesores de las placas, así como el tipo y la técnica de aplicación de las soldaduras que unían a las placas de acero, estaban dentro de las especificaciones de construcción del tanque.

La pipa iba sobrecargada desde la refinería ya que su capacidad era de 19 toneladas y llevaba 25; es decir, estaba excedida por 6.

Esta situación provocó una presión en el tanque que, además, no contaba con válvulas de alivio para contrarrestar la elevación de la presión. Las altas temperaturas por el verano en esa región de España, superiores a los 40 grados, aunado al lento tránsito y a la hora del día, provocaron un incremento mayor de la presión, cuando sobrevino la fractura y posterior explosión del tanque.

Después de dos años de juicio se decretó la responsabilidad de la refinería y de la empresa transportadora, por la sobrecarga del tanque y por no contar con los aditamentos de seguridad. Los directivos de las empresas fueron llevados a la cárcel y se obligó a pagar las indemnizaciones a los afectados.

Este trágico evento en España obligó a revisar y hacer más estrictas las normas de seguridad en el manejo de combustibles en toda Europa; se prohibió el paso de pipas de gas LP por las zonas urbanas y se incrementaron las especificaciones de los carros tanque que circulan por carreteras.

En la Zona Metropolitana de la Ciudad de México circulan diariamente 2 mil 790 pipas de gas LP y 3 mil 800 camiones de reparto de cilindros. En los tianguis y comercio informal en la vía pública hay miles de tanques en mal estado. Evidentemente estamos ante condiciones de muy alto riesgo por lo que es muy urgente revisar a fondo el esquema de distribución de combustibles en la ciudad y hacer auditorías muy estrictas a las medidas de seguridad de las empresas concesionarias y distribuidoras de gas LP.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí