¿Legalizar la Marihuana?

0
198

* Elementos Multifactoriales en el Asunto

*Necesario Traducirlos en

*Falta Estrategia y Acciones Integrales

El debate sobre la legalización de la marihuana vuelve a comenzar ahora bajo la dirección del Ministro Arturo Saldívar Lelo de Larrea, quien sostiene, en un proyecto de resolución, la tesis de que el cultivo, el transporte y consumo de la misma no pueden prohibirse, en tanto que la misma atenta en contra del libre desarrollo de la personalidad, refiriéndose a los fines lúdicos y recreativos.

La cuestión en estos momentos no estriba en eso, pues inclusive el consumo actualmente está permitido y la posesión en cantidades moderadas para ese objeto también, sino que encontrándose el país en crisis, ese tema da pauta para desviar la atención de cuestiones de mayor importancia en estas épocas, no obstante, ya se encuentra en la agenda.

Hace unos días leí en la prensa un pronunciamiento de la Iglesia Católica donde muestra su anuencia en dos de los tres puntos, pues la diferencia -que no es menor-, se localiza en la finalidad, ya que está de acuerdo en que su utilización sea únicamente con fines medicinales.

-Publicidad-

En realidad, este debate se encuentra superado desde hace tiempo, el espíritu de la legislación -inclusive-, así lo reconoce, sin embargo, el problema de fondo no se localiza en el apartado que deja en libertad a las personas para el consumo de drogas, circunstancia que no está a discusión. El asunto, por sí mismo, presenta variables de diferentes índoles, con elementos multifactoriales, que deben traducirse en políticas públicas correctas y adecuadas para evitar males mayores.

Es evidente que la respuesta al fenómeno ameritaba políticas regionales, tanto la marihuana, el hachís y algunos estupefacientes similares, son considerados como drogas blandas. Uno de los países de mayor consumo es nuestro vecino del norte y, los cárteles mexicanos llegaron a ser sus principales proveedores, razón por la cual la atención y cooperación entre ambos en materia de prevención y combate al narcotráfico, en sus diferentes modalidades, en toda la región, se hizo necesario e imprescindible.

Sin embargo, los norteamericanos hicieron su propia estrategia en relación a la cannabis, lo que ha provocado ajustes y replanteamientos al interior de México, inclusive países como Uruguay definieron a su manera y bajo sus particulares condiciones esa situación.

Ahora bien, aquí aún no se cuenta con una estrategia y políticas integrales donde se aborde el tema en su amplitud, nos encontramos aún rezagados esperando los momentos adecuados -que no se ve para cuando-, donde se construyan estrategias acordes al problema, que abarca desde el cultivo hasta el consumo, pasando por la prevención, transportación, distribución, comercialización, etc., hasta las cuestiones de salud, rehabilitación y efectos diversificadores que se presentan alrededor de esas actividades.

Es decir, falta camino por recorrer, el tema no se contrae únicamente a los derechos humanos individuales, sino también a los aspectos de salud pública, de intereses económicos, de delincuencia organizada y, hasta de seguridad nacional. Verlo únicamente desde un aspecto singular, puede acarrear riesgos mayores sino se prevén con antelación.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí