América Latina apuesta por la democracia

0
201

En distintos puntos de la región, los latinoamericanos refrendaron su convicción demócrata.

Las elecciones realizadas en Argentina, Guatemala y Colombia el pasado domingo, constatan la importancia de los partidos políticos en la conducción de los asuntos públicos, así como en la canalización de expectativas de cambio por vías pacíficas y formales de millones de votantes que acudieron a las urnas.

Los resultados ejemplares de la cita electoral serían imposibles sin una participación ciudadana vigilante e instituciones medianamente sólidas. Las plataformas ganadoras hacen prever modificaciones sustantivas en las políticas públicas —sea a nivel nacional o local— en los tres países, con lo cual cambian los balances de poder internos y se esperan gobiernos más cercanos a los intereses ciudadanos.

En Argentina, más de 25 millones de personas ponen en la antesala del fin a doce años de kirchnerismo. Un país con notorios signos de cansancio de los excesos de su mandataria, Cristina Fernández y su cofradía política, en una jornada sin irregularidades mayores no sólo le negó la victoria holgada al candidato presidencial oficialista, Daniel Scioli, sino apuntala al opositor Mauricio Macri, como el favorito de la segunda vuelta electoral para convertirse en el próximo jefe del Estado argentino. Atrás quedaron los años dorados del kirchnerismo, cuya maquinaria política llegó a obtener mayorías aplastantes como la de 2011, en la que consiguió 54% de los votos emitidos. Hoy las reducciones sustantivas en pobreza y desempleo, ubicadas en 21% y 6%, respectivamente, han sido opacadas por numerosos escándalos de corrupción en las más altas esferas del poder público, una moneda devaluada e índices inflacionarios anuales del orden del 30 por ciento.

-Publicidad-

Las medidas discrecionales de Cristina Kirchner en los órganos reguladores del Estado y en la política económica, han sido por demás costosas. Tanto su pelea con los acreedores de la deuda externa argentina y la pérdida de autonomía del Banco Central frente al Ejecutivo, como la falta de transparencia gubernamental que gusta de publicitar cifras maquilladas, provocan el derribo de la confianza de inversores directos extranjeros. En el presente, sólo las inversiones representan apenas 1.2% del Producto Interno Bruto, una tercera parte de lo registrado hace quince años.

Kirchner deja un legado de pocos resultados y de un gobierno venido a menos, un espacio que les quedó a deber a los argentinos, quienes hoy tienen en su poder el futuro de su país.

Los mandatos populares de cambio van más allá de la presidencia y varias regiones internas de la República Argentina. Por la vía de partidos, Jimmy Morales es electo presidente de Guatemala con 69% de los votos, poniendo fin a una administración terminada en forma abrupta por los casos de corrupción en los que, presuntamente, se encuentra involucrado el exmandatario Otto Pérez Molina.

En el caso de Colombia, Enrique Peñalosa, alcalde electo, pone fin al periodo de doce años dominado por las opciones de izquierda en Bogotá, con una propuesta programática ubicada en el centro-derecha. Llaman la atención los limitados alcances de los partidos asociados con el actual presidente Juan Manuel Santos y el extitular del Ejecutivo, Álvaro Uribe, lo cual deja ver la apertura del juego democrático en ese país.

En las circunscripciones donde hubo conteo de votos, los electores se manifestaron por el cambio en la definición y conducción de política pública. Esperemos que las nuevas administraciones sean sinónimo de fortalecimiento institucional, transformación y prosperidad de las comunidades que gobiernan, así como de nuevos balances de poder regional en favor de los valores democráticos a preservar en nuestra América Latina.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí