La rana hervida

0
171

En la sabiduría popular existe el efecto de “la rana hervida”, aquel en donde una rana dentro de una olla con agua templada permanecerá inmóvil y, aunque poco a poco se eleve la temperatura del agua hasta el punto de ebullición, la rana no se moverá hasta morir hervida. La analogía busca demostrar una conducta del ser humano: somos incapaces de percibir el peligro si éste se nos presenta poco a poco, en vez de una manera abrupta. Eso es lo que el gobierno de la CDMX está haciendo a sus contrincantes políticos.

Aún faltan catorce días para que en la CDMX den inicio, formalmente, las campañas electorales del próximo 4 de abril, pero quien ya ha echado a andar su maquinaria para la contienda es Claudia Sheinbaum, a través de las instituciones gubernamentales. Y es que apenas se dieron a conocer los nombres de quienes encabezarán las candidaturas de oposición, y de inmediato comenzó el uso faccioso de las instituciones.

El domingo pasado nos despertamos con la noticia del lamentable fallecimiento, en un “accidente automovilístico”, de Leonel Luna, quien había sido registrado por la oposición como candidato a diputado local. Sin embargo, más allá del incidente, el gobierno local debe responder por el uso faccioso de la información que han difundido sobre este hecho.

Por un lado, apenas habían transcurrido unas cuantas horas y en las redes sociales ya circulaban imágenes del accidente, violentando la dignidad del ahora occiso, y violando lo dispuesto en el artículo 293 Quáter del Código Penal, la denominada Ley Ingrid, que prohíbe a los servidores públicos difundir imágenes, audios, videos e información reservada del “lugar de los hechos o del hallazgo, evidencias, instrumentos relacionados con el procedimiento penal o productos con uno o varios hechos, señalados por la Ley como delitos”.

-Publicidad-

Sólo funcionarios públicos pudieron haber filtrado las fotos y videos, al ser los únicos con acceso a la escena del percance. Además, apenas dos días después del accidente, la Fiscalía carnal informa que el accidente se debió a que Luna conducía con altos niveles de alcohol en la sangre. Sin embargo, todos los que lo conocimos sabemos que, por motivos de salud y recomendación médica, Leonel no ingería alcohol. Es increíble la versión que se aventuró a dar la Fiscalía y con ello sólo buscan dañar su memoria y dar un contexto de irresponsabilidad personal a un evento que no lograron esclarecer. Después, el miércoles pasado, fue detenida la candidata de la oposición a diputada local por el Distrito 9, Diana Sánchez Barrios. La Fiscalía informó que se le imputan delitos cometidos en 2019 y 2020, así que la pregunta es: ¿por qué no se le detuvo antes, sino hasta que los medios de comunicación dieron a conocer su candidatura?

Apenas se conocieron los nombres de los candidatos de oposición y el gobierno capitalino ya ha hecho sentir el uso electoral que hará de las instituciones, y eso que ni siquiera han iniciado las campañas. Claudia Sheinbaum está cayendo en el mismo juego sucio del que se quejó en la campaña del 2018, cuando acusó a Mauricio Toledo de desviar recursos humanos y materiales de Coyoacán para perjudicar su candidatura.

Ante esta embestida desde el poder, el silencio insultante de los dirigentes de la oposición. La Fiscalía calumnia a Leonel Luna y la reacción de las dirigencias fue, por decirlo bonito, tímida. Después detienen a Diana Sánchez y de nuevo lo que predomina es una reacción discreta.

Como en el México del siglo XX, la campaña será una contienda del gobierno y su partido contra la oposición, con la diferencia de que, en aquella época, los dirigentes no tenían temor de alzar la voz y alertaban a la ciudadanía de la represión y las elecciones de Estado. Ahora, si acaso, lo hacen en las redes sociales.

 

Artículo publicado el 21 de marzo de 2021


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí