La línea Dorada perdió el brillo

0
426
La línea 12 del Metro, donde se registró el accidente, también conocida como «la línea dorada», fue inaugurada en 2012 cuando el actual canciller de México, Marcelo Ebrard, era jefe de gobierno de la capital del país. En su construcción participaron la empresa francesa Alstom y las mexicanas ICA y una unidad de Grupo Carso.
El Metro de Ciudad de México es uno de los más transitados del mundo, transporta a cerca de 6 millones de personas, de ahí su relevancia, sobre todo para los sectores más humildes de nuestra ciudad.
En 2017, el director del Metro Jorge Gaviño, aseguró que la línea «nació con problemas endémicos que no se van a solucionar nunca en su vida» y que requeriría mantenimiento «de una manera permanente». Meses después, vecinos que viven junto a la parte elevada que colapsó denunciaron que temían que la infraestructura pudiera venirse abajo por las grietas, tras el terremoto registrado ese mismo año, por lo que la zona fue objeto de nuevas reparaciones.
El lunes pasado, se produjo una tragedia en el paso elevado entre las estaciones de Olivos y Tezonco, la estructura colapsó al paso del tren, lo que provocó que dos vagones quedaran en forma «V» estrellados contra el piso, con un saldo de más de 26 muertos y 79 heridos.
Desgraciadamente hemos visto la falta de sensibilidad del Presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien los medios de comunicación durante la mañanera le cuestionaron sobre su ausencia en Tláhuac, a lo que respondió “Al carajo ese estilo demagógico, hipócrita! Eso tiene que ver con el conservadurismo». ¡No Sr.! Esto no tiene ver con el conservadurismo, esto tiene que ver con personas que perdieron la vida producto de los errores de la Jefa de Gobierno y su equipo. Es una falta de respeto para las víctimas su respuesta, porque usted les pidió su voto hace algunos años, y ellos lo apoyaron.
¿Ahora no le parece importante atenderlos?
Sr. Presidente usted se ha llenado la boca diciendo que hay que recortar el gasto del gobierno, sus ahorros mal entendidos y la inexperiencia de su gente ya cobró vidas, esto es un acto irresponsable e imperdonable, por el que deben responder varios personajes de la 4T, que participaron de una u otra forma en las obras del metro desde Marcelo Ebrard, Mario Delgado, Claudia Sheinbaum, y Florencia Serranía.
¿Será que sus pupilos no tienen ni cómo explicar el hecho?
En otro gobierno la directora general del Sistema de Transporte Colectivo, Florencia Serranía Soto, ya hubiera renunciado, no es posible que después de lo sucedido siga al frente del metro. ¿En manos de quién estamos?
El accidente de la semana pasada no ha sido el único accidente que se ha dado bajo la dirección de la actual titular del metro, pero si el más mortal.
¿Será que ella no está preparada para ejercer su cargo?
¿Será que la reducción del presupuesto ordenada desde Palacio Nacional lo causó?
La 4T y sus funcionarios inexpertos son los únicos responsables del accidente, y deben de responderle a los capitalinos.
Los mexicanos queremos que se nos informe en las mañaneras de los avances de la investigación de la linea12 del metro. ¡Las víctimas de la tragedia en Tláhuac merecen respeto y justicia!
Los criminales responsables de este atroz suceso deben estar tras las rejas, y no ocupando un cargo público.

There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario