La Burla

0
182

El anuncio que el Presidente Peña Nieto hizo la semana pasada sobre medidas anticorrupción, específicamente sobre conflicto de intereses, tiene una precariedad conceptual y una cortedad jurídica que confirma la nula voluntad política de enfrentar en serio el problema y seguir fomentando la impunidad en el país.

Tratar de presentar a la Secretaria de la Función Pública como si fuera una auténtica contraloría, y no la institución que ha sido mutilada en sus principales funciones a propuesta del actual Ejecutivo Federal, es un engaño a la opinión pública.

Nombrar a Virgilio Andrade como titular de esa Secretaría bajo el encargo de que investigue al Presidente que lo acaba de nombrar, a la esposa del Presidente y al Secretario de Hacienda que siempre lo ha protegido, para determinar si incurrieron en conflicto de intereses al comprar en cómodas facilidades sus casas millonarias a los contratistas favoritos del gobierno de Peña Nieto en el Estado de México y ahora en el gobierno federal, es una auténtica burla.

-Publicidad-

El momento tuvo también un flanco penoso que describe el nivel de encapsulamiento en el que ya está inmerso el Presidente de la República a sólo dos años de gobierno: esperaba el aplauso de los reporteros y corresponsales que cubren la fuente por lo que acababa de decir, como si realmente hubiera sido extraordinario, de avanzada. En su fuero interno o subconsciente – hay quienes opinan que es inconciencia o desconocimiento – Peña Nieto se creía merecedor del aplauso físico de la prensa, aunque él mismo sabe que los periodistas no aplauden, por más serviles que algunos de ellos puedan serlo en sus notas.

Al día siguiente hubo periódicos que colocaron al Presidente por encima del mundo en materia de transparencia. Columnistas que vieron en el discurso uno de los actos más sublimes de humildad presidencial pues interpretaron una "especie de disculpa" y por "someterse a ser investigado". Ese fue otro mensaje desafiante a la sociedad: la operación del gobierno en la mayoría de los periódicos y estaciones de radio para el manejo uniforme de la información y el mismo enfoque de la noticia, mostró el control y la connivencia reinstalada en dos segmentos del sector comunicacional que han evolucionado de mejor manera que la Televisión a favor del derecho a la información.

Todo fue una gran farsa, por eso se les revirtió la estrategia de manera grotesca en las redes sociales, haciéndose explicita la contradicción de que un subalterno investigue a su jefe, que es ademas ahijado político del Secretario de Hacienda. Maravillosa consecuencia libertaria de internet que, ni la censura, ni la línea oficial mejor pagada, podrán superar ya. Siempre habrá un "Galatzia" que, como sucedió en el caso de la explicación de Angelica Rivera sobre la adquisición de la Casa Blanca, puede hacer pedazos en unos cuantos minutos por medio de un video en YouTube la estrategia oficial embustera. Frente a lo escenificado por la actriz, el comediante lo hace también con pruebas documentales en la mano, como el "ticket", donde acredita que compró "unos rancheritos chiquitos, una coca cola de seiscientos y la casa". El video tiene 6 millones 388 mil visitas. La burla se paga con la ridiculización.

Más allá de la polémica que encierra la pifia presidencial, donde algunas voces se han ido más por la incompetencia que refleja el equipo cercano a Peña Nieto, la soberbia con que se conducen y la incapacidad para comprender el delicado momento actual que vive México, me parece que lo más preocupante es el mensaje de impunidad que se manda. Están dispuestos a asumir el descrédito por el resto del sexenio y tratar de sortear la fractura moral que cruza a la institución presidencial antes que decantarse por un auténtico sistema de rendición de cuentas y combate a la corrupción. Dañada su imagen y cuestionada su integridad personal, familiar y la de uno de sus principales secretarios, en los niveles más bajos de aprobación, de cualquier época, el cinismo le recomendó al Presidente tratar de tomarle el pelo a toda una Nación. Es la trágica dimensión de la regresión política que se había advertido.

Por ello mismo, el planteamiento anticorrupción no es integral ni de fondo, no quiere tocar las bases reales del pacto de impunidad. Se quiere mantener a toda costa el sistema de complicidades y tapaderas, porque desmantelarlo, hoy atraviesa ni más ni menos que al Presidente de la República y al Secretario de Hacienda. El ejemplo más claro es el enfoque en el que el gobierno ha querido centrar el tema de las casas, ubicando los asuntos dentro de un posible conflicto de intereses. El caso más claro de cómo estos escándalos trascienden esa figura, totalmente desregulada por cierto, y tocan relaciones corruptoras entre contratistas y funcionarios es ni más ni menos el de Luis Videgaray, Secretario de Hacienda, el mismo que maneja todo el presupuesto federal.

Con desenfado, que más bien parece falta de rubor, ha dicho que la casa que le compró a Juan Armando Hinojosa Cantú de Grupo Higa el 10 de octubre de 2012 – a decir de algunos la mejor casa de Malinalco -, le costó al final de cuentas 7´500,000.00 pesos. Su respuesta ha sido que la operación fue legal, que la reportó en su declaración patrimonial y la compra respondió a parámetros de mercado. En efecto Videgaray no asumía todavía formalmente ningún cargo, pero todo el país sabía que era el vice-presidente electo y asumiría la SHCP. Lo más cuestionable por insostenible es el precio de la casa que, originalmente propiedad de Nelson Vargas, quien fuera Presidente de la Conade en el gobierno de Vicente Fox, tenía entonces un valor aproximado de 2 millones de dólares, vendida a Grupo Higa casi en 3 millones de dólares, y luego traspasada al hoy Secretario de Hacienda en 7 millones y medio de pesos. Además mediante un crédito de la misma empresa bajo una tasa anual de 5.31% anual!. ¿Creen en serio estos señores del PRI gobierno que nos vamos a tragar sus mentiras?. Estamos ante una de las mayores burlas al pueblo de México.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí