¡El desfalco en la L12, igual a 349 ‘casas blancas’!

0
147

¿Es posible comparar los escándalos de la “Casa Blanca” de Enrique Peña Nieto y la “Línea Dorada” de Marcelo Ebrard? ¿En qué se parecen?

Está claro que en los dos casos existen no sólo presuntas violaciones legales, sino irregularidades y hasta un potencial abuso de confianza. Pero lo curioso es que en ambos casos habría existido un claro “conflicto de interés”. Vamos por partes.

Todos saben que en la “Casa Blanca” el dueño original de la propiedad vendida a la familia presidencial –y dueño de IGA– es un reputado empresario mexiquense beneficiario de obras en el Gobierno de esa entidad. Ése es el corazón del conflicto de interés.

-Publicidad-

Pero lo que pocos saben es que en la L12 del Metro el conflicto de interés se produjo porque Enrique Horcasitas era el director de Proyecto Metro, al tiempo que su hermano Luis Horcasitas era vicepresidente de ICA. ¿Nadie sospechó del conflicto de interés? Pero hay más.

Otro conflicto de interés se produjo cuando Carlos Adolfo Altamirano –que era gerente de instalaciones fijas del Metro– pasó a la iniciativa privada justo cuando se inició la L12, y ocupó un puesto directivo del Consorcio Certificador de la L12. Es decir, fue juez y parte y también existió conflicto de interés. ¿Nadie vio ese conflicto de interés?

Ahora bien –y a reserva de que la autoridad investigue el caso–, vamos a suponer que Peña Nieto en realidad incurrió en conflicto de interés en la compra de las propiedades en cuestión –la “Casa Blanca” y la de Ixtapan–, y que Luis Videgaray también se benefició en la casa en Malinalco.

Si sumamos las tres propiedades –dos de Peña y una de Videgaray–, el conflicto de interés habría beneficiado al Presidente y a su secretario de Hacienda por casi 100 millones de pesos. ¡Sin duda un escándalo mayúsculo!

Ahora bien, si analizamos todas las irregularidades producto del escándalo de la L12, el proyecto habría costado 47 mil millones de pesos, de un estimado inicial de 17 mil 500 millones de pesos. Es decir, que los ciudadanos habremos pagado 30 mil millones de pesos adicionales, a causa de los errores, fallas y omisiones del gobierno de Marcelo Ebrard. Y sin duda que alguien hizo mal su trabajo, y sin duda que los responsables de verificar la calidad del trabajo se voltearon para otro lado. Y por eso la pregunta. ¿Dónde quedaron 30 mil millones de pesos?, ¿en la bolsa de quién?

Aquí viene lo interesante. No hay duda de que en los dos casos las irregularidades son faltas mayores –tanto en la “Casa Blanca” como en la “Línea Dorada”. Sin embargo, existe una gran diferencia entre los potenciales delitos. ¿Por qué?

Porque las casas de Peña Nieto no se habrían pagado con dinero público, sino a cambio de un supuesto favor que mueve a conflicto de interés, en tanto el desfalco en la L12 significó el uso indebido del dinero de los contribuyentes.

Si al final la L12 costará 47 mil millones de pesos –de un estimado original de 17 mil 500 millones–, con los 30 mil millones faltantes se podrían comprar 349 “casas blancas”; 4 mil casas como la de Malinalco y 5 mil 769 casas como la de Ixtapan.

¿Quién, entre Peña Nieto y Marcelo Ebrard, causó mayor daño al dinero público? Al tiempo.

EN EL CAMINO

¿Qué es más intolerable para la democracia mexicana: el chantaje de la mafia CNTE, o la ingobernabilidad que muestran el Gobierno federal y el de la capital del país? No quieren ver que ante sus ojos destruyen los cimientos democráticos: la confianza ciudadana.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí