Fundar un nuevo partido

0
333

 

Juan Ignacio Zavala

En la Ciudad de México se reunirá hoy la misma gente que lo hace desde unos meses para apoyar a AMLO en sus despropósitos y desmesuras. Se trata de gente fanática que acusa a los demás de ciegos y de no ver la realidad. Hombres y mujeres que, con todo derecho, viven en un país imaginario donde suceden cosas que nada más ellos ven, donde gana las elecciones el candidato que ellos quieren, y todos sienten que tienen veintitrés años.

 

-Publicidad-

La cita será en el Zócalo, nuestra plaza mayor. Esta plaza enorme y simbólica no solo para los defeños sino para todos los mexicanos, ha sido expropiada desde hace años por los fans de El Peje. Ahí se dan cita, organizan campamentos y comilonas. ¿Eres amigo de AMLO o de Marcelo? Pues te puedes instalar en una de las plazas más grandes del mundo con tu tienda de campaña, tu anafre, tus pancartas y a demandar justicia hasta que los del Gobierno capitalino te digan que te retires por favor porque habrá una manifestación de López Obrador y no quiere ser molestado. ¿Quieres vender chicles o refrescos en el Zócalo? Fíjate que no se puede. Ni cómo hacerle. La plaza es para los agremiados, para los afiliados y los que llenan los mítines del ayatolá de Tabasco.

En esa plaza harán su arribo los señores y señoras pejistas para llevar a cabo una especie de asamblea en la que decidirán algo con respecto a su futuro. Se rumoraba que pondrían una tabla gimnástica o algo por el estilo —bailar el “Aserejé “o “La Macarena” entre cientos de miles para romper un récord Guinnes encabezado por AMLO—pero al final parece que se decidieron ir por lo que saben hacer mejor: levantar el dedo, gritar apoyos y mentar madres: una asamblea.

No es muy difícil imaginar lo que sucederá hoy en el Zócalo capitalino. Llegaran miles, llevarán mantas con insultos a Peña, a Televisa, a Soriana, al PRIAN. Unos irán con televisiones en la cabeza, otros se pintarán cosas en la cara, otros llevarán cartulinas en las que se exige el premio Nobel de la libertad para Aristegui (por supuesto que ese premio no existe pero para ellos debiera existir y otorgársele de inmediato a ella); todos irán en un momento dado con el puño en alto.

Ya todos reunidos escucharán hablar de su tema favorito: el fraude electoral. Para eso contarán con la distinguida presencia de Manuel Bartlett, priista connotado y una autoridad internacional en la materia. Ya para culminar y mientras Monreal limpias sus lentes, AMLO se acercará al micrófono y, en una suerte de los intercambios intelectuales que hay en Morena, dirá:

— ¿Quieren que los gobierne alguien que impuso Televisa?

Y todos contestan:

— Noooooooooo

— ¿Verdad que nooooooo?

— ¡Nooooooo y noooooooooo!

— ¿Quieren que los gobierne alguien que obedezca al pueblo y nada más que al pueblo?

— ¡Sííííííí, síííííííííí quereeeeemoooooooos!

— ¿Osea, yo?

— ¡Sííííííííííí túúúúúúúúúú!!!!!

— Entonces, los que estén a favor de que funde un partido, levanten la mano (todos levantan la mano). Muy bien queda fundado mi partido que es del pueblo.

Y ya con su partido se van todos muy contentos a sus casas para hablar del pinche gobierno que viene y de que ora sí van a ganar la elección.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí