Foto de familia

0
210

Estamos a punto de escribir el destino de la CDMX.

Las baterías de artillería comienzan a tomar forma de cara a la elección de la Asamblea Constituyente que tendrá la honra de redactar la Constitución de la Ciudad de México.

Los distintos frentes políticos han iniciado a barajar sus cartas y preparan sus mejores cuadros.

Mexiqueño, chilango, capitalino. Cualesquiera que sea el gentilicio que al final se nos dé a los otrora defeños, lo cierto es que merecemos que nuestro futuro sea brillante y de vanguardia, y ello depende de que quienes participen en este proceso representen los intereses ciudadanos.

-Publicidad-

La Ciudad de México es un mosaico multicolor, de colectivos diversos que se mueven y mezclan bajo tierra, de minorías que encuentran espacios propios de convivencia en la superficie,  de grupos con intereses tan distintos como sus delegaciones, colonias y barrios, pero que encuentran denominadores comunes en sus monumentos y palacios, lo mismo que en los problemas cotidianos.

Dicho lo anterior, vale hacer un zoom en la fotografía del equipo que fue presentado por el jefe de Gobierno, para redactar el primer borrador de nuestra mexiqueña Constitución.

Tanto en el primer plano como en la última línea del cuadro destacan únicamente personajes identificados  o provenientes de la izquierda. Es un retrato de familia. De partido. De amigos políticos.

Si esta imagen es la foto de la Ciudad de México, habría que preguntarse ¿cuáles edificios faltan en el horizonte? Es decir, ¿están representados todos los sectores de la sociedad o sólo aquellos que son cercanos al jefe de Gobierno?

No es difícil reconocer que los personajes presentados tienen un interés político en común. La secretaría técnica del grupo y la coordinación del mismo recaerán en personajes del primer círculo del gobierno capitalino, a quienes se les confía la cuidadosa redacción de este primer borrador.

El momento no es menor. La composición del momento captado es histórico. Clichés aparte, estamos a punto de escribir el destino de la CDMX.

El apunte y cuestionamiento de la imagen es porque el ojo del fotógrafo no hizo foco en  una representación verdaderamente  plural, y porque hasta podría poner en riesgo los años de trabajo, dedicación y construcción de acuerdos que se requirieron para concretar la Reforma Política que desapareció al DF para dar paso a la Ciudad de México.

No obstante, y es importante destacar, que no hay objeción alguna en los rostros y perfiles en el encuadre, todos con méritos en las diversas áreas y disciplinas en las que se desempeñan. El fondo, insisto,  es que pese a su prestigio, igualmente inobjetable, es que ellos no representan en su totalidad el polícromo social del exDF.

El trabajo de redacción de la Constitución no sólo va a sentar las bases de nuestra configuración política, también recapitulará los derechos sociales que se han ganado a pulso los capitalinos, pero los que también faltan aún por consolidar. Por lo anterior, es necesario que en la conformación de la Carta Magna no excluya representación, pues se trata del todo y para todos.

Entonces, veamos nuevamente la fotografía tomada el viernes pasado y preguntémonos otra vez ¿quiénes faltan?

Respuesta que deben dar todos aquellos que presentarán sus propuestas para el Constituyente, a saber, la Cámara de Diputados, el Senado, partidos políticos y el Presidente de la República.

No es momento de apostarle al partidismo, sino a la pluralidad. Al privilegio de los intereses de todos y no de un bando o cúpula. La foto final debe ser una tan amplia y panorámica que no deje lugar a dudas de que la primera Constitución local se hará pensando en todos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí