Familia, sólo una y como la de uno, ninguna

0
244

En el padre y la madre están los principios que deben transmitirse a los hijos para construir la sociedad.

Es tan vertiginoso el proceso de cambio que nos impone la modernidad que, para mantenernos en la vanguardia (según nosotros), no nos detenemos a reflexionar cómo ese cambio ha venido empequeñeciendo la importancia de la familia y de la paternidad responsable en nuestra sociedad.

No alcanzamos a advertir que la reducción del rol de la familia ha devenido en crisis social. Crisis por la cual, dice la investigadora y especialista colombiana Vivian Jeannette Forero Besil (La familia y su rol en la sociedad, 2011), se ha delegado la función de los padres de familia, se han imitado costumbres de otras culturas y todo se acepta como normal o relativo.

Es tiempo de reflexionar sobre esta retracción y su efecto en la sociedad nacional, inclusive y necesariamente en su impacto nocivo en la sociedad a cuyas entrañas pertenezco: la del Distrito Federal. No podemos admitir que sea “normal o relativo” ver a nuestros hijos alejados del camino del bien, sin oportunidades de desarrollo, atrapados en la miseria humana que deriva en delincuencia y crimen.

-Publicidad-

Si la familia es el punto de equilibrio, la base de toda sociedad y aun de toda una nación, en el padre y la madre están los componentes esenciales y sólidos de esa familia, los principios, valores éticos y morales, cívicos y hasta religiosos, que acrisolan la conducta humana y que, en conjunto, configuran lo que llamamos “paternidad responsable”.

Porque la paternidad responsable (trátese de matrimonios consolidados, parejas en unión libre, padres solteros, divorciados o viudos, madres solteras, divorciadas o viudas), es fuente de valores para vivir y construir en sociedad, de buenas acciones, de ayuda comunitaria, de comprensión y armonía. 

Entendamos que la paternidad responsable no puede ser reemplazada por el Estado. En su seno, donde el amor es lazo esencial, nacen también la solidaridad, el respeto, la comprensión cabal de lo que significa el bien común. Constituye el engranaje fundamental de la sociedad, en ella las personas adquieren y reproducen normas y comportamientos sociales. Por eso la Declaración Universal de los Derechos Humanos estableció en 1948 su derecho a ser protegida por la sociedad y el Estado.

Una reflexión final: paternidad responsable implica también la responsabilidad de procrear, que la decisión y la ejecución de la voluntad de no procrear, constituya una determinación ética de la pareja.

Este tema en particular, el de la procreación, ha estado en todos los ámbitos. Inclusive significó la celebración de un difícil, delicado y serio debate entre las autoridades del Vaticano, desde el siglo pasado, con la participación particulazr de dos papas: Pablo VI y Juan Pablo II

Ante la encrucijada de definiciones que reclamó el controvertido tema, Juan Pablo II designó en 1981 a Carlo
Caffarra
, arzobispo de Bolonia y cardenal, presidente del Pontificio Instituto de Estudios sobre el Matrimonio y la Familia.

Carlo Caffarra define la paternidad responsable como el conjunto de condiciones que convierten en éticamente bueno el acto de poner las condiciones para la concepción de una nueva persona humana.

Una de tales condiciones se refiere a la decisión de procrear o no procrear, que debe valorar las condiciones de los progenitores y las del futuro concebido; entre otras, la posibilidad de asegurarle al nuevo ser una vida digna, una educación básica, pero también exige a los progenitores buena salud, capacidad educadora y ser poseedores del baúl de las riquezas básicas: valores éticos, morales y cívicos.

Es tan alta la responsabilidad de la paternidad que, de no asumirse, puede convertir a la familia en simple fabricante de recipientes vacíos, sin contenidos, vulnerables, que en cuanto se exponen a la vida fuera del núcleo familiar… cualquiera puede llenarlos. Y así no se construye una sociedad ni se erige una nación. 


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí