Encuestas ‘perfectas’ pero manipuladas

0
171

Hay quejas y acusaciones de encuestas que en lenguaje político son llamadas “cuchareadas”, es decir manipuladas para dar los resultados deseados por quien las paga, o bien que son realmente falsas, hasta inexistentes.

Pero cuando las encuestas son sometidas al escrutinio técnico por la autoridad electoral, y pasan la prueba ¿cómo pueden estar manipuladas, si se ven técnicamente correctas?

Es posible, y lo veo muy fácil. Digamos que la muestra se determina en mil entrevistas, y los resultados de esas mil entrevistas se presentan al público, y se ven como favorecedoras a quien las encargó, las pagó o tiene la simpatía conocida de la empresa encuestadora. Y lo mismo pasa con otras encuestas contradictorias que favorecen a sus propios amigos. ¿Qué se pudo hacer?

-Publicidad-

Pues que en vez de esas mil entrevistas hacen digamos dos mil, y al examinarlas, toman las mil que les interesan y desechan las otras mil, y solamente la encuestadora sabe que las hicieron, inclusive sólo unas cuantas personas de confianza. Conocen esto. De allí en adelante todo es fácil.

Esto suponiendo que la autoridad electoral realmente examine a fondo todo el proceso de la encuesta. Si no es así, en el propio proceso de análisis de la misma se hacen las trampas para que de los resultados aparezcan como los deseados.

También la determinación de la muestra es manipulable, dando la sensación de tener aleatoriedad en su selección, lo cual no es difícil, y probar que hay un sesgo en ella no es tan fácil.

En fin, los medios de falsificación existen y con un poco de cuidado, aparece como técnicamente perfecta para la autoridad electoral. Hay demasiada diferencia de resultados entre encuestas supuestamente hechas en el mismo universo con resultados muy diferentes. O hay errores y omisiones o hay manipulación.

No es que la matemática, la estadística sean débiles, es que con ellas se pueden crear ilusiones de realidad que no lo es. La metodología se enmascara, los resultados se manipulan y finalmente existe la mentira encubierta con arreglos en connivencia con quienes la “validan”, para sirve el dinero.

Así como era en la antigua serie televisiva,” la dimensión desconocida”, en donde todo era posible, también lo es en lo supuestamente técnico verificable: las encuestas pre-electorales. Las enormes contradicciones entre ellas así lo indican. Y los resultados finales de la elección, muy diferentes en general, las ponen en duda razonable. Las tendencias de preferencia resultan ciertas, quizá, pero no los porcentajes. ¿Fueron deficientes? Pudo ser. ¿Hubo engaño? Hubo posible engaño por manipulación, sí.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí