En Semana Santa

0
308

Lo que no creo que se olvide pronto es el atentando terrorista en Bruselas; una muestra más del odio creciente acumulado por sectores de la población mundial.

Más allá de significado religioso, que no es nada menor, la Semana Santa se presenta como una pausa dentro de la velocidad de la vida política de nuestro país. En esta ocasión interrumpe muchas precampañas, campañas y problemas políticos que se podrían incluso olvidar en un lapso de cinco días:

 

  • Es de suponerse que la Semana Santa acabará por completo con la contingencia ambiental que se vive en la Ciudad de México. Semana Santa es la semana con menos tráfico del año y la baja actividad se reflejará en el medio ambiente pero eso no quiere decir que el problema esté resuelto. Ojalá y no dejen de buscar una solución permanente porque es francamente patético ver al Jefe de Gobierno y al Gobernador del Estado de México haciendo berrinches entre el “hoy no circula” y el destino de la basura de la Ciudad… Tampoco se me hace justa la excusa del gobierno local de que los amparos para que circulen las placas doble cero afectan… si en realidad se busca que todos dejen de circular un día ¿para qué inventan y venden tan caras las calcomanías doble cero?
  • Humberto Moreira, recientemente descrito por un periodista como avergonzado y escondido en Saltillo volverá a lavarse las manos con un poco de tiempo entre la petición de España para reabrir su investigación, la prisión preventiva del empresario al que lo vinculan (y también vinculan en el mismo paquete a “Los Zetas”) y el domingo de resurrección. Supongo que llegará un día en el que lo atrapen porque ya son muchas “toreadas” a la justicia pero mientras eso pasa que indignante es ver que sigue empoderado y puede jugar con la ley.
  • Durante los últimos días se han estado aclarando muchos panoramas para las elecciones que vienen en junio. Ya se ven a la mayoría de los candidatos en registros y eventos, y también se empiezan a perfilar los números… las elecciones son en menos de cuatro meses.
  • Lo que no creo que se olvide pronto es el atentando terrorista en Bruselas; una muestra más del odio creciente acumulado por sectores de la población mundial que son lo suficientemente cobardes como para atentar contra civiles inocentes. Con lo sucedido en Francia y con la amenaza presente y creciente de un discurso de odio en los Estados Unidos que encabeza Trump, no resulta complicado afirmar que las posiciones ideológicas más radicales están ganando terreno en el mundo. Honestamente no creo que en Estados Unidos pueda ganar la presidencia alguien como Trump, mi personal pronóstico es que se va a hundir y va a hundir al partido republicano porque en política no se pueden sostener posiciones tan radicales y de tanto odio y sobrevivir… sobre todo si vives en un país construido por migrantes de todos lados.

En fin, la Semana Santa se presenta en medio de muchas situaciones que no han sido del todo resueltas. Las candidaturas se resolverán pero los problemas de la Ciudad, de Moreira y de odio van a prevalecer y tendremos que vivir con ellos.

-Publicidad-

Ojalá y el mundo esté en una nueva etapa en la que no se deje llevar por el odio, ojalá que se pueda seguir respirando en la Ciudad de México y ojalá que pronto, muy pronto, Moreira responda por lo que es evidente.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario