El Hoy No Circula no baja la contaminación

0
389

Estudios de la UNAM demustran que desde el arranque en 1989 a la fecha los resultados son contrarios a los objetivos originales

El programa Hoy No Circula y la verificación vehicular están completamente rebasados y requieren de una transformación radical. Estudios de la UNAM demuestran que desde el arranque en 1989 a la fecha los resultados son contrarios a los objetivos originales.

El número de autos particulares creció de forma exponencial hasta llegar a una cifra increíble de alrededor de cinco millones de autos que circulan a diario en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM) y la contaminación del aire no disminuyó, por el contrario, ha crecido directamente proporcional a los automóviles.

Lo que se presentó como un “programa temporal” en 1989 provocó que la mayoría de los automovilistas adquirieran un segundo auto, normalmente más barato y más contaminante. No se puede criticar falta de civismo por parte de la ciudadanía cuando los gobiernos de la ciudad nunca aumentaron la oferta de un transporte público de mejor calidad y capacidad. Ante la falta de una oferta suficiente, lógicamente el usuario optó por un segundo automóvil.

-Publicidad-

Por otra parte, como expliqué en mi artículo de la semana pasada, las últimas administraciones de la CDMX en lugar de invertir en Metro y transporte público, decidieron aplicar miles de millones de pesos en las obras de los segundos pisos que indujeron aún más el uso del auto particular. ¿Cómo quieren ahora restringir a los automóviles si la política de movilidad ha sido totalmente contradictoria?

El doctor Héctor Riveros, del Instituto de Física de la UNAM, presentó recientemente una serie de gráficas, con los datos registrados por la propia Secretaría de Medio Ambiente de la CDMX y la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), donde demuestra que desde el inicio del programa Hoy No Circula los principales contaminantes del aire han crecido constantemente.

El estudio denuncia como falsas las afirmaciones del gobierno de la CDMX al tratar de demostrar los beneficios del programa asociados a la reducción de ciertos contaminantes, como es el caso de monóxido de carbono (CO), cuando en realidad la disminución en la concentración del CO y otros contaminantes se debe a la incorporación de los convertidores catalíticos de tres vías y a la reducción gradual de los contenidos de azufre en diésel y gasolinas en 1994.

En relación con el contenido de azufre, el doctor Riveros asegura que aún estamos muy lejos de los compromisos establecidos por Pemex, ya que desde 2006 se aprobó la Norma 086 de ultrabajo azufre en gasolinas y diesel, con un máximo de 30 partes por millón (ppm). Hoy las gasolinas producidas por Pemex contienen hasta 300 ppm.

Finalmente, el doctor Riveros presenta las gráficas en el tiempo de las concentraciones de ozono (O3), óxidos de nitrógeno (NOx) e hidrocarburos libres (HC) y demuestra que han aumentado en el tiempo y se mantienen inalterables a los distintos ajustes al Hoy No Circula; incluso, presenta tablas y gráficas semanales donde se observa que no varían ni siquiera en domingo que hay menos circulación de vehículos.

Los precursores de O3 son los NOx y los HC, que en esta temporada del año de calor y alta luminosidad generan alta concentración de O3 y muchos contaminantes asociados y muy peligrosos para la salud.

Por lo tanto, proponemos cancelar temporalmente el programa Hoy No Circula y cerrar los Centros de Verificación para realizar una auditoría y revisión a fondo, con objeto de iniciar una nueva etapa más eficaz y congruente.

Proponemos cambiar a tecnologías más modernas de verificación; realizar la prueba sólo una vez al año; promover y certificar a las agencias de autos y talleres especializados para que puedan realizar la verificación además de los centros autorizados. Resulta inadmisible los altos costos, pérdida de tiempo y corrupción que imperan actualmente en los verificentros.

Con visión metropolitana y de largo alcance, proponemos retomar el Plan Maestro del Metro y Trenes Ligeros; la única solución para mejorar la calidad del aire en un futuro es un transporte público eficaz, limpio y de alta capacidad. Resulta inconcebible que autoridades de la CDMX y del Estado de México están volviendo a autorizar transporte público en vehículos tipo “van”, inseguros y muy contaminantes, en lugar de ir a autobuses de mayor capacidad y desempeño ecológico.

En el corto plazo, insistimos en acciones que ayudan a reducir la contaminación como son: permitir circular sólo por las noches al transporte de carga, reparto de mercancías y materiales de construcción; promover el home office en corporativos de empresas y oficinas de gobiernos federal y locales; detener la circulación de vehículos ostensiblemente contaminantes, y finalmente proponemos que Pemex importe sólo gasolinas y diésel de ultrabajo azufre (30 ppm) para la ZMCM.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario